Zarpazos a más de 100 kilómetros por hora

Según las estadísticas del Europeo, el último gol de España contra Eslovenia, obra de Álex Dujshebaev, superó los 100 kilómetros por hora. El récord, los 141 del macedonio Filip Taleski. Jesús Rivilla, preparador físico de la selección y experto en la velocidad del lanzamiento en el balonmano de élite, con una tenis sober el tema, duda de estos datos porque en todas las investigaciones se observan registros más bajos. No obstante, es una parte vital del balonmano actual y analiza para este diario cómo se entrena un jugador para lanzar zarpazos a más de 100 kilómetros por hora. «Es una capacidad estrella que todos los preparadores trabajamos a conciencia, tanto en la formación para mejorar a largo plazo, como en las puestas a punto en los torneos. El entrenamiento tiene una parte específica: lanzando con el balón imprimiendo la máxima velocidad desde todas las posiciones con balones lastrados, que pesan un poco más. Y de forma complementaria con ejercicios de cargas sobre el grupo muscular que realiza los lanzamientos», comienza. Subraya que los disparos son entre un 10 y un 15 % más potentes en un entrenamiento que en un partido, por dos razones:«No hay estrés ni el riesgo del fallo. Si el jugador tiene en mente que es muy importante hacer gol, intentará un lanzamiento veloz y preciso y, además, debe pensar que está tomando una buena decisión. Eso provoca una pérdida de velocidad con respecto a su máximo». Es un movimiento que en sí no reviste mayor grado de lesión qeu cualquier otro, salvo –apunta Rivilla– cuando el jugador acumula fatiga, como ocurre ya a estas alturas de torneo, con ocho exigentes partidos en quince días. ¿Y los porteros, cómo ven un balón a más de 100 kilómetros por hora? «Es importante saber que si el portero no está en su zona, por encima de esa velocidad no podrá parar ninguno. La velocidad del cuerpo es menor que la velocidad que tarda el balón desde que sale de la mano hasta que llega a la portería. De ahí que deban entrenar la capacidad de reacción:con lanzamientos a distancias cortas para que aprendan a anticipar por dónde saldrá el balón y a moverse para atajarlo», concluye.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *