Una carpa cubrirá la tumba de Franco en la basílica del Valle de los Caídos durante la exhumación

El Gobierno dispondrá una carpa en el interior de la basílica del Valle de los Caídos, justo sobre el lugar en el que se encuentra la tumba de Francisco Franco, para evitar que trascienda cualquier imagen de los trabajos de exhumación del dictador, que se desarrollarán el jueves desde las 10.30 horas. A esa carpa sólo podrán acceder dos familiares de Franco; la ministra de Justicia, Dolores Delgado, junto a dos altos cargos del Gobierno; y los operarios que llevarán a cabo las labores de exhumación. En la basílica, al margen de la carpa, habrá un total de 22 familiares de Franco, que una vez que el dictador haya sido desenterrado, portarán a hombros su ataúd hasta el exterior de la basílica, donde estarán esperando el coche fúnebre y el helicóptero que trasladará los restos de Franco, en aproximadamente 15 minutos, hasta el cementerio de Mingorrubio, en El Pardo (Madrid). También en el interior de la basílica estará presente el prior de la abadía benedictina que custodia el Valle de los Caídos, Santiago Cantera, que, allí mismo y una vez que el cuerpo de Franco haya sido exhumado, lo bendecirá antes de que ponga rumbo a su nuevo emplazamiento, en el panteón familiar de Mingorrubio donde se encuentra enterrada su esposa, Carmen Polo. El Gobierno, a falta de hacer el cálculo final, estima que el coste de esta operación rondará los 63.061,40 euros De una a tres horas
El proceso de exhumación, sólo en la basílica del Valle de los Caídos, puede alargarse entre una y tres horas. Desde Moncloa, si todo va rodado, estiman que supondrá una hora, pero esto dependerá del estado en el que se encuentre el féretro de Franco. El ataúd de madera, ubicado bajo la losa de 1.500 kilos del interior de la basílica, contiene en su interior una estructura de cinc que protege los restos mortales que no se espera que esté demasiado dañada. De este modo, si la estructura de cinc no se encuentra en mal estado, el escenario más probable determina que ésta será introducida en el interior de un nuevo ataúd para proceder al traslado. Una vez fuera de la basílica, el Ejecutivo dispondrá dos helicópteros -uno por si algo sale mal- para llevar a Mingorrubio los restos de Franco si la meteorología lo permite. En caso de que el helicóptero no pudiera despegar, el plan B del Gobierno supone acometer el viaje entre el Valle de los Caídos y el nuevo cementerio en un coche fúnebre. La familia, salvo un miembro que suba al helicóptero -previsiblemente Francis Franco- hará el viaje en una comitiva por carretera. Sin bandera ni honores
Los operarios encargados de desenterrar a Franco se servirán de un gato neumático y unos rodamientos para levantar la lápida de la basílica antes de sacar los restos mortales y que pongan rumbo al panteón de Mingorrubio sin honores ni bandera sobre el ataúd. Allí, en el nuevo emplazamiento y en una ceremonia discreta, la familia oficiará una misa por Franco que oficiarán tanto el prior Cantera como el sacerdote Tejero -hijo del coronel Antonio Tejero-. El ataúd de Franco aterrizará en un pequeño helipuerto de una finca propiedad de Patrimonio Nacional. Justo allí, antes de acudir al cementerio, se reunirá con la comitiva familiar. El helicóptero tardará 15 minutos y los coches de la familia, unos 40 minutos. Durante todo el proceso, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, actuará como notaria mayor del Reino y no se permitirá que ninguno de los presentes en la exhumación puedan tomar imágenes, vídeos o grabaciones.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *