Un canterano del Barça critica la política de la Masía

En los últimos años se le ha recriminado al Barcelona la preferencia por fichar jugadores foráneos a un precio excesivo antes que apostar por la cantera, que tan buenos resultados le ha dado en el pasado. Una de las operaciones que más críticas recibió este año fue la salida de Carles Pérez, un delantero que podría haber solventado algunos problemas en la delantera de Quique Setién tras las largas lesiones de Luis Suárez y Ousmane Dembélé, que obligaron a club a firmar a Braithwaite fuera de las fechas de mercado. Pérez se marchó este pasado mes de enero a la Roma, cedido pero con una opción obligatoria de compra por 11 millones fijos más otros 3,5 en diferentes variables. Su retorno es imposible. El futbolista no ha dudado en criticar la gestión del club y su político de refuerzos. «Ya sólo pienso en triunfar en la Roma. Tengo cuatro años más de contrato y estoy centrado en eso. No entendí mi salida, pero lo respeto y agradezco al club su trato desde hace años. La gente habla de la cantera del club, pero a veces se ha preferido fichar a uno nuevo con millones y no tener paciencia con alguien de casa. Pero ya está. La gente se tiene que olvidar de mi pasado allí y yo debo estar centrado en la Roma», explicó visiblemente dolido durante un Live en el Instagram de Marca. El ejemplo de lo que explica Carles Pérez, más allá del obligado fichaje de Braithwaite, es el interés por recuperar a Neymar y fichar a Lautaro Martínez, una doble operación que podría costar entre 260 y 300 millones de euros. Precisamente, el delantero de la Roma se refiere a la posibilidad de que el argentino del Inter recale en el Camp Nou: «He jugado contra él y me parece que es un espectáculo. Entiendo que el Barça lo quiera fichar, como otros grandes clubes de Europa». Pérez ya ha jugado siete partidos con la Roma, que está en la quinta posición de la Serie A, a tres puntos del Atalanta, que delimita la zona de Champions, y ha marcado un gol. El atacante bromea sobre las posibilidades de clasificarse para jugar el próximo año en el máximo torneo continental: «Creo que el plan es perfecto [risas]: si ganamos todos los partidos, nos vamos a meter. Ése es el objetivo». Carles Pérez relató que está confinado en su casa, en Roma y aseguró que «no salgo para nada». El futbolista entrena dos horas por la mañana y otras dos por la tarde, con un preparador físico personal a distancia. También descubrió que está ayudando en una campaña propia al hospital de Gralloners, su localidad natal en Cataluña.: «Contacté con ellos y me pareció bueno colaborar en su campaña de ayuda. Me salió de dentro. Es lo mínimo que podemos hacer». Por último valoró la rivalidad existente en Italia entre la Roma y la Lazio, que le está peleando este año el título a la Juventus: «La verdad es que la rivalidad con la Lazio es impresionante. En Barcelona, el fútbol era grande, pero nada que ver con lo que veo todos los días aquí en esta ciudad. La gente está loca con el fútbol».
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *