Un Atlético histórico por su falta de gol

El inoperante Atlético de esta temporada ya es el menos productivo de la historia. Hablan los números con contundencia para decir, entre exclamaciones, que los 16 goles ligueros que lleva el equipo de Simeone a estas alturas son la cifra más baja de siempre. Nunca antes, ya estuvieran luchando por la Liga o por evitar el descenso, la sequía de los rojiblancos había sido tan preocupante. Para encontrar un Atlético tan romo hay que regresar a 2005, cuando el equipo entonces dirigido por otro argentino, Carlos Bianchi, sumaba solo un tanto más que ahora. Qué diferencia con la temporada 13-14, la del último título liguero. Entonces, el Atlético sumaba 43 goles en estas mismas 16 jornadas. Solo Diego Costa, con 17 tantos, llevaba más goles que todo el Atlético de ahora. A falta de cerrarse la jornada con los partidos de este domingo el Atlético solo mejora en esta estadística crucial de goles a favor a los seis últimos clasificados, lo que supone un pésimo augurio. No marcar es sinónimo de ausencia de victorias y en el club parpadean todas las luces rojas porque el Atlético solo ha ganado uno de sus últimos ocho partidos y acumula más de 300 minutos sin ver puerta. Estos dos meses de miopía ofensiva les dejan cerca de salir de las posiciones europeas en la Liga y han puesto en grave peligro su presencia en los octavos de final de la Champions. Simeone habla de ansiedad: «Es normal que cuando generas tantas ocasiones y no las conviertes aparezca la ansiedad. Y, a más ansiedad, menos precisión». Dicho así, pareciera que el Atlético está en un círculo vicioso del que tiene complicado salir. «Hay que calmar está situación con trabajo y dando tranquilidad a los jugadores. En estos momentos lo que me preocupa es ganar un partido. Después, todo se mirará de una forma diferente». Ese partido ha de ser, antes que cualquier otra cosa, el que se juega el miércoles en el Metropolitano ante el Lokomotiv, donde una derrota en el cierre de la fase de grupos de la Liga de Campeones podría provocar uno de los grandes desastres de la era Simeone. Superado ese obstáculo, al Atlético le quedarán dos partidos de Liga, en casa ante Osasuna y fuera frente al Betis, para revertir un proceso que no permite más errores. Quien se perderá seguro los próximos partidos será Vitolo. El canario, que fue uno de los destacados ante el Villarreal, se tuvo que retirar del entrenamiento matutino de ayer a los pocos minutos de empezar. El parte médico ha dictaminado una lesión de grado I en el músculo aductor del muslo izquierdo. Queda pendiente de evolución. La buena noticia puede ser el regreso de Giménez.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *