Trump exige a sus socios de la OTAN más dinero del que tienen comprometido

El 2% no es suficiente. Donald Trump recibió ayer en la Casa Blanca al secretario general de la OTAN con un mensaje claro y directo a sus socios militares europeos, incluida España: el gasto militar tiene que superar el 2% del Producto Interior Bruto en el plazo de unos años, de lo contrario puede declarar la alianza obsoleta y salirse de ella de forma unilateral. No son unos modos excesivamente diplomáticos pero al presidente de Estados Unidos le han dado resultado en el pasado: según recordó ayer el gasto militar medio de la Alianza se ha incrementado en los pasados meses sobre todo gracias a sus presiones. «La OTAN es mucho más fuerte desde que yo soy presidente», proclamó ayer Trump durante el encuentro con Stoltenberg en el Despacho Oval. El presidente dijo que estima que gracias a sus presiones sobre el resto de socios de la Alianza, el gasto de Defensa combinado de todos los integrantes sumará otros 100.000 millones antes de 2020. El gasto actual es de casi un billón. «Por fin los socios están gastando en Defensa y yo estoy contento de que lo estén haciendo», dijo Trump preguntado por si todavía considera la opción de retirar a EE.UU. de la OTAN de forma unilateral. Stoltenberg demostró ayer gran pericia diplomática al tener el gesto de alabar a Trump en público por sus esfuerzos para reforzar la OTAN, algo que al presidente norteamericano sin duda le agradó. «Los medios de comunicación no reconocen mis logros, pero él sí que lo hace, está haciendo un trabajo soberbio», dijo Trump. «Mucha gente quería su trabajo, pero él lo hace muy bien y se lo queda». Stoltenberg fue elegido para el puesto en 2014 y su mandato expiraba este año. El mes pasado, los países miembros, con el apoyo de la Casa Blanca, decidieron extenderlo hasta, al menos, 2022. Hace sólo un año, Trump declaró que la OTAN estaba ya obsoleta, que resultaba cara y que los demás integrantes se aprovechaban de EE.UU. En una cena con Stoltenberg en Bruselas le echó en cara el escaso gasto en Defensa de socios como Francia y, sobre todo, Alemania. Tan malas llegaron a ser las relaciones de Trump con el resto de aliados que en el 70 aniversario de la OTAN, que se celebra en Washington el jueves, sólo participarán ministros de Exteriores. Por si Trump trataba de torpedear el encuentro, los republicanos se unieron a los demócratas en una invitación a Stoltenberg para que se dirija hoy en un discurso a las dos cámaras del Capitolio, un honor reservado normalmente a distinguidos jefes de Estado o de gobierno. Stoltenberg aseguró ayer que espera que «Alemania cumpla sus compromisos con el resto de socios de la OTAN». Tras las presiones de la Casa Blanca, el Gobierno de Angela Merkel ha prometido aumentar el gasto militar en un 80%. El salvador
Trump finalmente ha decidido presentarse no como el destructor sino como el salvador de la OTAN. A cambio, los socios han aceptado adaptar la agenda de la reunión ministerial a las prioridades de la Casa Blanca y, por ejemplo, tratarán la crisis en Venezuela y la injerencia en ella de Rusia, que ha enviado a cien soldados a calibrar un sistema de misiles que adquirió hace años el régimen chavista. «En la reunión se tratarán todos los problemas que atañen a las amenazas de Rusia», dijo ayer en una conferencia telefónica con periodistas un alto funcionario norteamericano. «Su injerencia en Siria y ahora en Venezuela demuestran que tenemos un problema muy grave entre las manos». China, en el objetivo
El presidente, sin embargo, demostró que en sus apreciaciones geoestratégicas va por libre y no siempre coincide con sus propios asesores. «Creo que con Rusia nos vamos a llevar bien», dijo después en la recepción a Stoltenberg en la Casa Blanca. Su preocupación es, dijo, China y su guerra comercial, su espionaje industrial y su expansionismo en el Pacífico.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *