Todos los Millares desconocidos

Para Manolo Millares el papel vino primero. El de los libros, revistas y diarios que abundaban en la casa de su infancia y gracias a los que se convirtió en un gran lector, sobre todo de poesía. Su hija Coro comenta que a los siete años su padre descubrió a Goya en la biblioteca familiar; fue la semilla de su pasión por el dibujo. También le invitó a tomar papel y lápiz el libro “Historia general de las Islas Canarias”, de su bisabuelo, el historiador Agustín Millares Torres. Después de leerlo, el futuro artista se animó a hacer su propia versión ilustrada. Tenía 10 años. Uno de esos dibujos forma parte ahora de “El grito silencioso. Millares sobre papel”, la exposición que el Centro Botín inaugura con la colaboración de la familia del pintor, que ha cedido la gran mayoría de las obras. Por eso mismo más de la mitad de ellas jamás se han expuesto y muchas ni siquiera estaban enmarcadas.

“Detrás de todo gran artista que se entrega a la abstracción hay siempre un gran dibujante -afirma Coro Millares-, de hecho, en una entrevista que le hicieron en 1951, mi padre dijo: “Practico la pintura moderna; no abandono por eso la pintura figurativa. No solo porque me sirve de estudio, sino por lo profundamente humano que encierra””. Esa intención de reivindicar el dibujo como expresión artística de peso está también detrás de esta muestra que comenzó a gestarse en 2014 gracias a la comisaria María José Salazar.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *