Subir al Everest en tiempos de coronavirus

El campo base del Everest tenía que ser estos días un trajín de personas, nerviosas muchas de ellas por su primera expedición de alta montaña. Ilusionadas bajo la imponente figura del coloso del Himalaya. En su lugar, el coronavirus ha convertido aquella zona del mundo en un solar vacío. Al otro lado de la montaña, en la vertiente tibetana, resuenan apenas las voces de medio centenar de alpinistas y científicos chinos, los únicos con permiso para desafiar esta primavera al «Qomolangma», que es como se conoce al Everest en China. Esas voces, tranquilas la mayor parte del día, estallaron el miércoles cuando la comunicación con el grupo que trataba de hacer cumbre confirmó la hazaña que llevaban un mes esperando…. Ver Más
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *