«Sodebo Ultim 3» se retira de la Brest Atlantiques por mayores averías

Thomas Coville y Jean-Luc Nélias anunciaron su decisión de no continuar en la Brest Atlantiques debido a que los daños a bordo del «Sodebo Ultim 3» no se podrán reparar con la seguridad necesaria, como así lo ha manifestado Coville: “Ayer llegamos al muelle de Ciudad del Cabo tras el grave daño en el flotador de estribor, que primero arrancó nuestro timón y después la parte posterior de dicho flotador. Antes de emprender la larga subida atlántica para terminar la Brest Atlantiques, queríamos asegurarnos de que el barco estaba en condiciones. Revisándolo más a fondo hemos descubierto que el foil de estribor también había impactado. Esto nos impide continuar de manera segura con un rendimiento digno de la Brest Atlantiques, tal como habíamos hecho hasta ahora. La regata empezó fuerte, con unas condiciones duras para un barco nuevo, y pudimos mantener un descenso cuerpo a cuerpo con los mejores. En Rio de Janeiro, después de las paradas de Macif y de Maxi Edmond de Rothschild, nos pusimos en cabeza. Toda la regata iba bien hasta el violento choque que nos mermó. En un primer año y una primera regata hemos aprendido mucho. Fue una regata con fuertes cambios, pero ha demostrado ser una gran competición. Es una gran frustración tener que abandonar. Llevaremos el barco a Francia navegando con tripulación por razones de seguridad y para que el programa continúe. Estamos construyendo algo grande con estos barcos y esto es solo el comienzo. Buen viento a todos los que continúan”.
<iframe width=”510″ height=”400″ src=”https://www.youtube.com/embed/HK9ay77BlRs” frameborder=”0″ allow=”accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture” allowfullscreen></iframe> Todo empezó el pasado lunes cuando informaron que durante la noche «Sodebo Ultim 3» había sufrido un fuerte impacto cuando navegaba en los cuarenta rugientes del Atlántico Sur contra un objeto flotante no identificado a 35 nudos de velocidad. Situados a 200 millas al oeste de la isla británica de Tristan de Acuña, en una primera inspección comprobaron que el timón del flotador de estribor estaba dañado, pero con la luz del día realizaron una revisión en profundidad en el interior del flotador y Coville vio que además había una grieta, vía de agua e imposibilidad de quitar el timón.<iframe width=”510″ height=”400″ src=”https://www.youtube.com/embed/yElc8OXuSUs” frameborder=”0″ allow=”accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture” allowfullscreen></iframe> Aseguraron la zona de popa de estribor del barco reiniciando una difícil travesía hacia el puerto de Ciudad del Cabo con una mar complicada y la llegada de un nuevo frente por popa con mucho viento; así que se pusieron a correr a más de 30 nudos de velocidad, situación que acabó rompiendo el trozo del flotador desde el travesaño de popa y llevándose el timón.<iframe width=”510″ height=”400″ src=”https://www.youtube.com/embed/nUn7Hrb2uBI” frameborder=”0″ allow=”accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture” allowfullscreen></iframe> Había dudas de que el «Sodebo Ultim 3» pudiese seguir en regata, que se despejarían cuando llegase a Ciudad del Cabo donde el equipo de tierra estaba esperando con todo lo necesario para ponerse manos a la obra, reparando el barco en menos de 48 horas. Y como ha dicho Thomas Coville, realizando una revisión con más detenimiento llegó la sorpresa no deseada de los daños en el foil. Ahora la victoria de la primera edición de la Brest Atlantiques es cosa de tres maxi trimaranes Ultim 32/23, que después de virar la sudafricana isla Robben han iniciado un ascenso zigzagueante hacia el norte Atlántico muy pegados al litoral africano -llevan más de 800 millas haciendo bordos paralelos a tierra-, hasta el extremo de casi rozar las playas de Namibia. El líder «Maxi Edmond de Rothschild» (Frank Cammas / Charles Caudrelier) tiene una ventaja de 300 millas sobre el «Macif» y el «Actual Leader», lo cuales no le quitan ojo porque saben que no podrá tardar mucho en hacer rumbo noroeste hacia el ecuador y alcanzarlo dentro de unos ocho o nueve días. Charles Caudrelier desde el «Gitana 17» explicó: “Hay una zona sin viento a lo largo de la costa africana que forma un triángulo con el vértice hacia el oeste. En general, intentamos pasar esa punta, pero eso supondrá recorrer muchas más millas, es todo un dilema. Nuestros rivales pueden observarnos y si vamos demasiado al oeste acortar. Parece que todos optaremos por el oeste, pero la duda es cuán lejos, esa es la gran pregunta y no tengo la respuesta”.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *