Simone Biles supera a Vitali Scherbo como gimnasta con más medallas en los mundiales

Simone Biles, de 22 años, ha ganado este domingo la final de barra en Stuttgart y ha superado al bielorruso Vitali Scherbo al frente de la clasificación de medallistas en la historia de los Mundiales de gimnasia. Con la conseguida hoy, la norteamericana ya suma acumula 18 oros, 3 platas y 3 bronces. Biles, que ya hizo historia el pasado jueves en Stuttgart al conquistar su quinto título Mundial en el concurso completo, tiene la oportunidad de ampliar hoy su palmarés en la final de suelo. Desde que sus abuelos la apuntaron con seis años a un gimnasio de Houston, donde empezó a familiarizarse con los aparatos, Simon Biles ha tenido el sueño de reinventar la gimnasia, y en Alemania, donde el jueves celebró su quinto Mundial en el concurso individual, ha dado un paso definitivo. En Stuttgart ha roto una nueva barrera superando el récord de podios mundiales de Vitaly Scherbo, leyenda de este deporte. Con el oro ganado este domingo en barra, la norteamericana luce ya 24 medallas, una más que las que conquistó el bielorruso entre 1991 y 1996. Un palmarés que puede seguir ampliaando hoy en la final de suelo. Biles, curiosamente, supera el récord de podios mundiales de un gimnasta que se vio obligado a retirarse solo unos meses después del nacimiento de la norteamericana (marzo de 1997). Un accidente de tráfico anticipó el fin de la carrera de Scherbo, convertido en leyenda en Barcelona 1992, donde entró en la historia olímpica colgándose seis medallas de oro. Biles, que en Stuttgart también ha ganado el oro por equipos, ha superado hoy las 23 medallas mundiales del bielorruso (12 oros, 7 platas y 4 bronces). Un hombre y una mujer, dos deportistas que, además de su colección de medallas, también comparten episodios turbulentos. Biles, la primera gimnasta que ha logrado cinco mundiales (2013, 2014, 2015, 2018 y 2019), tuvo que afrontar una traumática infancia y también fue víctima de los abusos sexuales de Larry Nassar, médico de su selección. En el caso de Scherbo, los problemas llegaron con el alcohol. Comenzó a beber después de que su mujer estuviera a punto de perder la vida en un accidente de tráfico a finales de 1995. Un trauma que le llevó a dejar de entrenarse, aunque regresó poco antes de los Juegos de Atlanta 96, donde sus oros de Barcelona se convirtieron en cuatro bronces. Unos meses después, con 25 años, se retiró al romperse la mano en una caída de moto. A sus 22 años, Simeone Biles, con 18 oros, 3 platas y 3 bronces, ha superado el récord de Scherbo, pero los retos continúan. Hoy puede superar ese palmarés mundialista y el próximo año afrontará en Tokio el desafío de convertirse en la tercera mujer en la historia capaz de revalidar el oro olímpico. Biles es una fábrica de medallas.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *