Siete de cada diez autónomos nunca han pedido la baja laboral

Los autónomos apenas se toman días libres –hasta el 14% no tiene ni un día de vacaciones al año y hasta el 86% lo hace un máximo de 20–; no se cogen bajas por enfermedad por no arriesgarse a perder clientes o a no poder pagar sus cuotas –hasta el 71% nunca falta al trabajo–; tres de cada cuatro paga la base mínima de cotización por no tener ingresos seguros al final de mes; y casi la mitad (49,5%) trabaja 10 o más horas cada día. Esa es la fría realidad de los números de un colectivo en el que uno de cada cuatro considera que no existe ninguna ventaja al trabajar por cuenta propia. Todos estos datos forman parte del Estudio Nacional del Autónomo, que fue presentado ayer por ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos), Ceaje (Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios) e Infoautómos, el organismo que junto a la Universidad de Granada ha elaborado este informe.

Sus conclusiones destapan las carencias de un sector fundamental en el entramado económico español. Así, el 50,8% de los trabajadores por cuenta propia destaca como principal problema de su actividad laboral las situaciones que afectan a su vida personal, tales como la desprotección social en circunstancias de paro, jubilación o enfermedad; la imposibilidad de faltar al trabajo, sea por baja laboral o vacaciones; la barrera que suponen los pagos a la Seguridad Social para darse de alta como autónomo o que el 61% de ellos reclama un sistema de cotización por ingresos reales.

Es en este punto donde el trabajador por cuenta propia (el 72,4% critica la tarifa plana) quiere que se lleve a cabo una verdadera reforma laboral. El 75% del sector opta por la base mínima de cotización al desconocer sus ingresos reales al final de mes Y esta baja cotización influye directamente en las contraprestaciones sociales que recibe, que se traducen en servicios mínimos (casi el 70% nunca ha utilizado la capitalización del desempleo). En este contexto, el 61% de los autónomos demanda un sistema de cotización progresivo ajustado a los ingresos reales; y el 48% cree que el pago de la actual cuota a la Seguridad Social constituye una barrera al autoempleo.

Pese a ello, el 70% está satisfecho con su situación como autónomo y ve en su estado algunas ventaja más: el 58% considera ventajosa su situación de autonomía en la gestión de su actividad y el 17,5% menciona la flexibilidad como otro de los incentivos de su situación.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *