Sánchez apura el mandato con una pedrea de medidas sociales en su último viernes

Después de una oleada de «viernes sociales» diseñados para captar votos por la vía de medidas de impacto financiadas –según la oposición– a mayor engorde del déficit público, el Gobierno de Pedro Sánchez no evitó ayer la tentación de despedirse a 48 horas de las elecciones con un «súperviernes súpersocial». A saber, una batería ómnibus de hasta 21 reales decretos y acuerdos en el último Consejo de Ministros de la legislatura con la que el Ejecutivo repartió una jugosa pedrea de millones y buenas noticias pensada para todos y todas: los investigadores, los preocupados por el cambio climático, los indignados por el alto precio del rescate de las autopistas quebradas, los futuros hipotecados, pasando por quienes reclaman mayor sensibilidad para con la inmigración –se concedieron 101,7 millones a las ONGs de acogida– y hasta por una bajada del precio del pan. Y es que el gabinete socialista aprobó ayer de urgencia, esto es, por real decreto, las normas básicas de elaboración de este alimento en España y que se le aplique un IVA reducido del 4% en vez del 10% actual. De la voluntad de Sánchez de exprimir todo lo posible sus últimas horas de mandato da cuenta además que precisamente ayer, también último día laboral antes de los comicios, se empezó a pagar a policías y guardias civiles la subida correspondiente al segundo tramo de la llamada «equiparación salarial», un dinero que tenían pendiente de percibir desde enero. El abono ha llegado con atrasos incluídos, toda una «extra», por tanto, para 165.000 funcionarios y sus familias, que constituyen una bolsa nada despreciable de voto, que no conviene tener en contra. Coincidiendo con este desembolso y la reconciliación con los Cuerpos de Seguridad, ayer acapararon la máxima atención dos de las decisiones adoptadas casi a pie de urna por el Consejo de Ministros. La primera y muy aplaudida en los ámbitos progresistas, la que establece que los artistas y creadores podrán mantener su pensión de jubilación y cobrar a la vez los derechos de autor que se deriven de sus obras, lo que, como recordó la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, es una demanda que viene de muy lejos en el tiempo y ha sido «largamente sostenida». Se trataba, de hecho, de una asignatura que, como tantas otras, estaba a la espera de suerte en uno de estos viernes en los que el Ejecutivo de Sánchez, a decir del PP de Pablo Casado, no ha tenido empacho en utilizar de forma partidista la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del gabinete en La Moncloa a modo de un segundo Ferraz. También para lanzar mensajes no exentos de calado ideológico, casi propaganda de campaña electoral, que han tenido como destinatarios a los colectivos sociales o sectores de referencia del actual PSOE. Ayer tocó turno al feminismo y a la mujer. Decisiones a pie de urna
El Ministerio de Sanidad anunció que implantará la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) para incorporar «el cribado poblacional de cáncer de cervix» y la «micropigmentación de la aureola mamaria y el pezón para todas las que hayan sufrido cáncer de mama». Supondrá una inversión de cinco millones de euros pero, como dijo la titular de la cartera, María Luisa Carcedo, ahorrará otros 20 en la medida en que prevendrá el desarrollo de cánceres. La misma orden de Sanidad suma otras prestaciones, como la financiación de los audífonos hasta los 26 años, cuando hoy se termina al cumplir los 16. Más allá, cuando los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) arrecian y han arrojado este jueves los peores números de los últimos seis años –50.000 parados más en el segundo trimestre– el Consejo de Ministros daba luz verde ayer a una partida de 987 millones de euros a distribuir entre siete autonomías y Melilla para mejoras de eficiencia energética en edificaciones municipales o renovación de alumbrado, lo que recordaba automáticamente al «Plan E» que José Luis Rodríguez Zapatero activó en 2008, al filo del estallido de la crisis, entonces con 10.000 millones de euros. La comunidad más beneficiada de este paquete será Andalucía, con 417 millones. Lluvia de euros también en materia de Ciencia e Innovación con la concesion ayer de ayudas por valor de 359,2 millones de euros a 2.986 proyectos de I+D, a lo que cabe sumar otros 40 millones para ayudas a centros tecnológicos «de excelencia» que investiguen en materias como inteligencia artificial, redes móviles avanzadas o eco-innovación. Conviene destacar dentro del ámbito del departamento que dirige el ex astronauta Pedro Duque el compromiso también adoptado este viernes de aumentar en 700 millones de euros la aportación española a la Agencia Espacial Europea entre 2020 y 2026, aunque habrá que ver si la mejora se concreta en presupuestos. En materia de Economía, el gobierno acordó cifrar en 1.800 millones –y no 3.600, como calculan las concesionarias– por el rescate de las autopistas y emitir una orden según la cual los bancos deberán entregar a quienes les piden una hipoteca una ficha estandarizada en la que se explique los riesgos que corren. La reunión de los ministros antes de entrar en funciones no dio de sí sin embargo para sacar adelante iniciativas de práctica emergencia, como el borrador de un estatuto de los consumidores electrointensivos que los trabajadores de Alcoa vienen reclamando como una tabla de salvación o de ayudas tras las inundaciones de Jávea.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *