Rosell declara por el trasplante de Abidal

Éric Abidal y Sandro Rosell están citados esta mañana para declarar dentro de la instrucción que la Fiscalía ha solicitado que se reabra después de observar presuntas irregularidades en el trasplante de hígado al que se sometió el exfutbolista en 2012. Hay que recordar que en 2017 se publicaron unas escuchas en las que la Policía y la Guardia Civil detectaron un supuesto caso de tráfico de órganos, a pesar que el donante era un primo del propio Abidal, que se desplazó a Barcelona y se sometió a la intervención quirúrgica tras recibir la llamada del exjugador francés, al que se le había reproducido un tumor hepático y precisaba de un hígado nuevo. Todas las sospechas que surgieron se remontan al momento en el que el teléfono de Sandro Rosell fue intervenido en el marco de una investigación sobre blanqueo de capitales y se descubrieron cuatro conversaciones (grabadas entre el 20 y 27 de abril de 2017) entre el expresidente del Barcelona y uno de sus colaboradores en el club en las que se habla de «la compra de un hígado ilegal» para Abidal. La Guardia Civil redactó dos oficios al respecto que causaron la apertura de una pieza jurídica separada sobre el trasplante. Tras la detención de Rosell, la jueza Carmen Lamela, redactó una pieza separada que recayó en el juzgado de instrucción número 28 de Barcelona, donde tras una serie de investigaciones se decidió archivar el caso pero el año pasado la Fiscalía estudió la petición de reabrirlo después de que la Organización Nacional de Trasplantes solicitara que se aclararan todos los aspectos sobre la donación, al tiempo que se presentaba como acusación particular. La Audiencia Provincial de Barcelona ordenó la reapertura del caso al considerar que hay indicios de delito y debe verificarse que el trasplante hepático se realizó de manera legal. El primero en declarar fue el primo de Abidal, Gerard Armand, que acudió a los juzgados en pasado 8 de noviembre. Armand, que rompió su silencio esta semana, confirmó que él era el donante (le hicieron un escáner para comprobar si le faltaba un lóbulo del hígado y un test de ADN para confirmar el parentesco con el exfutbolista), que no había percibido compensación por ello y se sumó a la polémica al confirmar que «puede haber algo». Las sospechas del donante
«Cuando leí la noticia, pensé primero que qué barbaridad, puesto que yo era el donante del hígado. Luego, al cabo de los meses, me hice muchas preguntas. Intenté imaginarme todas las posibilidades. No entendía nada de nada y sigo sin entenderlo. Por eso comparezco ante la Justicia, porque quiero saber si alguien se lucró con mi donación, con mi cuerpo…», porfiaba Armand en El Confidencial. Yavivaba las sospechas: «Ahora, con el tiempo, creo que puede haber algo. Me gustaría saber qué es. Si no es nada, mejor. Y si hay algo, no sé cómo decirlo, pero espero que Éric no esté al tanto, que no tenga nada que ver con el asunto. Si no, la cosa va a ponerse muy fea». Rosell que siempre ha defendido la legalidad del trasplante acudirá hoy a la Ciudad de la Justicia acompañado por Abidal. También declarará Juan José Castillo, el empleado del club que aparece en las escuchas telefónicas.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *