Ronaldo, fichado al borde de un ataque de nervios

El madridismo vivió décadas de éxitos con Gento como dueño del número once. Pasaron más décadas hasta que otro grande hizo el honor de portar ese dorsal. Fue la camiseta que se le concedió a Ronaldo Nazario de Lima cuando llegó al Real Madrid en 2002. Ese «11» fue el que lució el 2 de septiembre de 2002, cuando fue presentado como nuevo futbolista de la entidad en el Bernabéu. El brasileño fue fichado al límite de un ataque de nervios, pocos segundos antes del cierre del mercado, a las doce de la noche del 31 de agosto de 2002. El Real Madrid venía de ganar la Supercopa de Europa al Feyenoord unas horas antes. Al límite, al borde de un ataque de nervios, el presidente obtuvo la adquisición de un ariete para la historia. Debutó ante el Alavés y unos días más tarde en la Liga y con ese número once anotó dos goles de aperitivo: «Cuando me den el número nueve ya marcaré algún gol más, hoy me he quedado corto», bromeó el astro brasileño tras el partido. Se marcharía del Real madrid con años más tarde, con 104 tantos firmados en 177 encuentros. Dejó un recuerdo eterno en Chamartín. Para muchos ha sido el mejor, pero la salud le privó de conseguir muchas más cosas. Una rodilla y el hipertiroidismo frenaron una carrera que, de todos modos, ha sido espectacular, con dos Mundiales y títulos en todos los clubes donde jugó. Le quedó una espina: nunca ganó la Champions. A escala interna decía: «Qué pena no haber venido unos meses antes y ganarla con el Real Madrid». Zidane, Raúl y todo aquel gran equipo la conquistaron en Glasgow en mayo de 2002, cuando Casillas se erigió en héroe y Zizou anotó el gol que es imagen icónica del torneo. Ronaldo firmó el 31 de agosto. ¿Cómo se gestó aquella contratación estratosférica? Hasta el día 31 de agosto, a las doce de la noche, el mercado estaba abierto. Ronaldo no estaba a gusto en el Inter por la dirección de Héctor Cúper. Subió a la presidencia y dijo: «No puedo seguir así, o Cúper o yo». Le dolió que el club eligiera al técnico, tras varios años de felicidad en el equipo milanés. Y se fraguó su traspaso al Real Madrid en un frenesí contra el reloj. En su primera temporada en el Bernabéu consiguió conquistar una Copa Intercontinental, ganada ante el Olimpia de Asunción, y la Liga Española. Con 23 goles en su retorno a la Liga, Ronaldo fue el máximo goleador de su equipo y segundo del campeonato, tras Roy Makaay, que logró 29 en el Deportivo de La Coruña. En su segundo año celebró una Supercopa de España ante el Mallorca, con una diana en el encuentro de vuelta de la final y con un pase a de gol a David Beckham, recién llegado al fútbol español. Fue Pichichi del campeonato en 2004, con 24 tantos. En la temporada 2004-05, el Real Madrid reforzó su ataque con Michael Owen, que conformó un temible tridente ofensivo con Ronaldo y Raúl. No fue suficiente para ganar un título. En 2005, empezada su cuarta temporada en el Real Madrid, Ronaldo obtiene la nacionalidad española y pasa a ocupar la plaza de jugador comunitario en competiciones domésticas y continentales europeas. Ronaldo sufre constantes lesiones y firma su peor temporada goleadora desde su recuperación, con sólo 13 tantos. El Real Madrid volvió a ser subcampeón de Liga y fue eliminado de la Liga de Campeones por el Arsenal. Acuciado, mermado por problema de una insuficiencia hormonal en la glándula tiroidea que exigía tratamiento, Ronaldo sufrió en la campaña 2006-2007. Soportó con Capello una situación similar a la que vivió con Héctor Cúper, su entrenador en el Inter. Y en enero de 2007 admitió su traspaso al Milán por 7,5 millones. Una vez en Italia, expuso que estaba triste por tener que abandonar Madrid y dio las gracias a todos los técnicos que había tenido a lo largo de su estancia en el club blanco, excepto a Capello. En Milán debió someterse a un tratamiento con medicamentos por su problema de tiroides. Fue un grande, muy querido por el madridismo por su calidad, su talento, su maestría y esa sonrisa que portaba por bandera. Siempre lamentó esa Champions que falta en su gran palmárés.
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *