Riad comienza a juzgar hoy a la líder del movimiento por los derechos de la mujer

El juicio contra la saudí Loujain al-Hathloul, líder del grupo «Women to drive», movimiento contra la prohibición de conducir, comenzará hoy con su comparecencia ante un tribunal de Riad, después de casi dos años de cárcel. Loujain fue apresada el 15 de mayo de 2018 por dirigir la campaña en favor del derecho a conducir. Un mes después de su encarcelamiento, el hombre fuerte del país, el príncipe heredero Mohamed bin Salman, anunció al mundo el levantamiento de la prohibición, impuesta por una interpretación rigorista de la Sharía, la ley islámica. Tras el anuncio de palacio, todos esperaban la liberación de Loujain al-Hathoul, y hasta la «ola» por parte de los medios del régimen. Pero la joven saudí permaneció detenida, acusada de un delito ya inexistente, y de otro más grave y genérico: promover el fin de la tutela masculina, pieza clave en el sistema social y religioso del reino. Desde su llegada al poder en 2017, Bin Salman ha ido anunciando con cuentagotas medidas para eliminar la discriminación contra la mujer. La más significativa fue la prohibición de ponerse al volante. Pero antes y después han llegado otras: permiso para votar en elecciones municipales, entrada en los estadios de fútbol, acceso a determinados puestos de trabajo, pasaporte sin permiso del tutor masculino para las mayores de 21 años. La última medida llegó a comienzos de diciembre de 2019, cuando el gobierno saudí anunció que los restaurantes dejarán de tener dos puertas de acceso, una para hombres y otra para mujeres y menores. Ninguno de los cambios afecta, sin embargo, al núcleo del sistema de tutela del varón sobre la mujer en asuntos graves como el matrimonio, la herencia, la comparecencia en tribunales o la libertad de movimiento. La continuidad de Al-Hathloul en la cárcel, por su negativa a firmar un escrito en el que se retracta de su pasado activista, así lo demuestra. Mohamed bin Salman quiere tener en exclusiva el mérito de la reforma, aunque esta se limite hasta ahora a movimientos cosméticos aceptados supuestamente a regañadientes por el clero musulmán wahabí. La liberación sin condiciones de Loujain -en particular si puede acceder a la prensa extranjera- sería un revés serio para la estrategia de Bin Salman, que quiere llegar al trono sin que nadie opaque su estrella.
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *