«Renovar el ecosistema tecnológico es clave para la productividad»

Los retos de las pymes en el campo de la digitalización son muchos, pero el desafío también supone una nueva oportunidad para elevar la competitividad de la misma. Pablo Almirall, SMB Lead de Prodware, ofrece las claves para dar este paso de forma segura.

– ¿Cuáles son los retos de digitalización de las pymes?

– Las organizaciones pequeñas están muy focalizadas en los temas más operativos del día a día. Por eso, el gran desafío se puede resumir en tres puntos. Lo primero: conocer qué puede aportar a su organización y para que se necesita un socio tecnológico. El segundo reto es racionalizar su implantación de acuerdo con las capacidades de cada uno y finalmente, con un plan estructurado de digitalización, el ultimo paso es la inversión.

– ¿Qué es imprescindible?

– Para dar este paso, lo primero que debemos tener en cuenta es que el mundo de la tecnología ha cambiado desde modelos de compra e instalación en las propias oficinas de la empresa a modelos de pago por uso (suscripción) en la nube. Este último aporta más flexibilidad porque se adapta a la evolución de la empresa a unos costes más bajos; no requiere recursos internos para el mantenimiento de las soluciones y permite acceder de forma completamente segura a las herramientas desde cualquier dispositivo y en cualquier sitio. Una vez que se ha entendido el modelo «cloud», hay tres tipos de soluciones que hoy no pueden faltar.

– ¿Cuáles?

– Por un lado, las plataformas de gestión de negocio (ERP) son fundamentales para la gestión efectiva de la compañía. Por otro, los sistemas de gestión de clientes (CRM) agilizan los procesos de venta y permiten establecer relaciones comerciales de calidad. Y, por último, las soluciones de productividad ayudan a agilizar el trabajo diario; herramientas como Office 365. Implantar estas últimas es un buen primer paso.

– ¿Cuál es el nivel de digitalización de las empresas españolas hoy?

– Es muy diferente según el tamaño de la compañía. Las grandes corporaciones están por delante mientras que las pymes tienen un reto importante en los próximos años si no quiere perder competitividad. Hay estudios que indican que la diferencia entre ambos segmentos es superior al 25%.

– ¿Cómo impacta en su competitividad «su puesta a punto»?

– Renovar el ecosistema tecnológico es clave para mejorar la productividad y la eficiencia de los procesos de negocio porque permite una gestión óptima de los datos y del conocimiento. Esto es indispensable para acceder a una visión más clara y completa de la compañía que ayude a tomar decisiones adecuadas. Más allá de los beneficios tangibles, el verdadero cambio del que hablamos es su supervivencia. Quedarse atrás no parece una buena opción. La competencia terminará por tomar la delantera y nuestros clientes por buscar proveedores que den mejores productos y servicios de forma más flexible y sencilla.

– ¿Qué sectores son los más adaptados?

– Claramente, son aquellos centrados en el cliente final y el comercio electrónico. El Informe Pyme España 2018 de Cepyme lo pone de manifiesto, encabezan el ranking los sectores de «retail» y servicios. En Prodware hemos percibido a través de nuestros clientes cómo el sector servicios, particularmente los de tipo profesionales de valor, ha apostado especialmente por abordar su digitalización a través de la incorporación de nuevas soluciones.

– La inversión, ¿oportunidad u obstáculo?

– Hoy en día, el desarrollo de soluciones en la nube permite a los pequeños negocios acceder a soluciones muy avanzadas a costes más reducidos. Algo impensable hasta hace pocos años. La nube da la oportunidad que muchas compañías estaban esperando para iniciar su digitalización.

– La formación, ¿cómo y cuándo?

– Es una necesidad de nuestro tiempo. Sin embargo, es complicado estar al día de las novedades tecnológicas. Para las pymes es clave contar con el apoyo de un experto tecnológico capaz de asesorarle.

– La seguridad como «miedo» que impide el cambio, ¿qué retos deben adoptarse y qué pasos se deben dar?

– Al contrario de lo que muchas empresas piensan, adoptar tecnologías en la nube, más modernas y potentes, ofrece mayores garantías de seguridad que las que ofrece un servidor local. El «cloud» es un entorno conectado que se mantiene siempre actualizado y protegido frente a las últimas amenazas. En el caso de Azure, de Microsoft, las empresas acceden a los mayores estándares de seguridad disponible a costes realmente reducidos y adaptados.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *