Por qué regalan unas pesas a Lucas y un taca taca a Asensio

Bale acudió en carne mortal. Cena, conjura y golf, por este orden. Tres años más tarde, asistió a la cumbre de Navidad de la plantilla del Real Madrid, donde se conjuraron para mantener el liderato de la Liga a final de año, tras enfrentarse al Español, el Valencia, el Barcelona y el Athletic en los próximos quince días. Es un buen órdago. Intercalado se encuentra el partido frente al Brujas en Bélgica, último encuentro de la fase de grupos de la Champions, con la clasificación conseguida. El galés no estaba en esta cena desde el año 2016. Los horarios tardíos rompían con sus costumbres. Esta vez rompió moldes y sí estuvo al lado de sus compañeros. Casemiro le abrazaba en la foto que publicó el capitán, Sergio Ramos. Esa imagen decía muchas cosas. Quienes faltaron fueron Karim Benzema y Toni Kroos. Fue una noche muy divertida, con muchas risas, en las que «el regalo invisible» que cada futbolista debía realizar a un compañero animó la cena con buen humor. Gareth Bale volvió a ser protagonista al recibir de regalo un magnífico palo de golf. Marcelo fue quien hizo «visible» el acertado regalo. Asensio, un andador
Las carcajadas subieron de tono cuando Marco Asensio abrió su regalo y se encontró un taca taca, un andador, en alusión a la lesión de rodilla que arrastra desde el verano pasado. A Lucas Vázquez le regalaron unas pesas, después de lesionarse al caerle una en un pie. Hay que relativizarlo todo. Brahim Díaz fue premiado con unos juguetes de niño, dada su estatura, que le hace parecer un niño. A Vinicius le correspondió un peluche, para que duerma a gusto con él. Los dientes blanquísimos del brasileño lucieron en toda la sala mientras sus compatriotas Marcelo y Casemiro le gastaban bromas. Mendy, nefasto cocinero
Modric se rió a gusto cuando Luka Jovic abrió su paquete y vio que su regalo era un diccionario de español, con el fin de aprender pronto el idioma. Las risas volvieron a aumentar cuando Frederic Mendy recibió como presente un ladrillo. No sabemos si tiene que ver con los ladrillos que cocina, pues solo sabe hacer pasta y le sale regular, como nos cuentas un buen amigo suyo. El defensa francés vivió su primera cena navideña en el Real Madrid, al igual que Eden Hazard, Rodrygo, Militao, Jovic, Brahim y Areola. James regresó a una de ellas.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *