¿Por qué llamaban «niñas canarias» a las mujeres británicas de las fábricas en la I Guerra Mundial?

La incorporación de la mujer en el sector industrial de la I Guerra Mundial se debió la presencia de hombre en el frente de batalla. La contribución de estas mujeres impidió que la vida industrial y comercial en el Reino Unido se detuviera y actuara como buena imagen para el esfuerzo bélico del país. Durante el periodo de IGM, Gran Bretaña produjo 170 millones de proyectiles, cuatro millones de rifles, 250.000 ametralladoras, 52.000 aviones, 2,800 tanques y 25,000 cañones de artillería, y las municiones no eran solo armas; Se trataba de textiles, ropa, alimentos, bebidas, tabaco, metal, papel, madera y productos químicos. Y todo esto, en manos de las «niñas canarias» en la producción. Se esperaba que las mujeres eduardianas fueran madres, cuidadoras y amas de casa. Pero como los hombres se iban a pelear en la guerra, las mujeres tenían que asumir trabajos que estaban hasta entonces en manos masculinas. A partir de 1914, millones asumieron trabajos tradicionalmente ocupados por hombres, como el trabajo de fábrica. Pero la guerra también ofreció una oportunidad anteriormente imposible de acceder a mayor libertad y salir del hogar a miles mujeres. Esto elevó la voz del movimiento del sufragio para obtener el derecho al voto. Este derecho se recoge en la Ley de representación del pueblo de 1918 limitaba el posibilidad de votar a mujeres mayores de 30 años. Llamaban «niñas Canarias» en el Reino Unido por su manejo del trinitrotolueno (TNT). La denominación surgió porque la exposición a TNT es tóxica, y repetida como lo hacían ellas, hacía que la piel adquieriese un color amarillo anaranjado que recordaba el plumaje de un pájaro canario. «Eran conocidas como chicas canarias y su trabajo a menudo era tan peligroso como estar en las trincheras», destaca la Legión del Reino Unido. 950.000 trabajadoras de municiones. Muchas de ellas trabajaban 12 horas al día, seis días a la semana por un salario de 400 euros al mes, llenando proyectiles y balas de TNT y cordita. Esta entrada en el mercado laboral marcó un gran cambio en la cultura profesional de las mujeres, ya que antes se esperaba que la mayoría se quedara en casa y criara niños, o que asumiera roles como el servicio doméstico . Y también «niños canarios»
Al final de la guerra, había casi tres millones de mujeres trabajando en fábricas, de las cuales cerca de un tercio eran «niñas canarias» en la fabricación de municiones. Esto implicaba mezclar explosivos y llenar proyectiles y balas. Las condiciones de trabajo de la fábrica a menudo eran extremadamente peligrosas y las mujeres trabajaban largas horas por un salario bajo. Fueron expuestos a sustancias químicas tóxicas que hicieron que su piel y cabello se tornaran amarillos, de ahí el apodo de «canarias». Además de la decoloración de la piel amarilla, los que trabajaron en las fábricas de municiones también reportaron dolores de cabeza, náuseas e irritaciones de la piel como urticaria. Como resultado, las fábricas se vieron obligadas a mejorar la ventilación y proporcionarles máscaras a los trabajadores. No solo las trabajadoras de municiones del Reino Unido se vieron afectadas por el TNT, sino también los bebés que les nacieron. Cientos de «bebés canarios» nacieron con un color de piel ligeramente amarillo debido a la exposición de sus madres a sustancias químicas peligrosas en las fábricas de municiones durante la Primera Guerra Mundial. La decoloración se desvaneció lentamente con el tiempo. Después del estallido de la IGM, la escasez de municiones se hizo cada vez más aguda. Si bien se intentaron aumentar la producción fomentando las horas extraordinarias entre la fuerza laboral masculina existente y mediante el reclutamiento de hombres mayores, las fábricas aún no podían satisfacer la necesidad desesperada de municiones del Gobierno británico. Si bien Londres reconoció que tendría que alentar y utilizar a la fuerza laboral femenina restante en el hogar, hubo una gran renuencia a introducir a las mujeres en este tipo de trabajo, ya que los sindicatos estaban preocupados por la forma en que esto afectaría los derechos laborales de los hombres a su regreso. guerra, la hostilidad de los trabajadores varones existentes hacia las mujeres que invaden sus oportunidades de trabajo y la incertidumbre general acerca de si las mujeres serían o no capaces de tal actividad.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *