Nuevo plan contra los pisos turísticos en Madrid: cuándo entra en vigor y cómo te afecta

El Ayuntamiento de Madrid aprobó el miércoles el Plan Especial de Hospedaje, que afecta a los pisos turísticos de la capital, sobre todo, a los situados en el distrito Centro –zona mayoritaria en la que se encuentran–. La nueva ordenanza del Consistorio prevé poner coto al 95% de ellos, forzando, por tanto, al cierre de 10.000 si los propietarios no cumplen con los requisitos establecidos y que entrarán en vigor en abril, en cuanto la medida se publique en el BOE. La normativa establece que para poder llevar a cabo la actividad durante más de 90 días, los dueños deben solicitar a la Agencia de Actividades una licencia de hospedaje terciario. Por tanto, ningún piso turístico a partir de ahora podrá tener uso de inmueble residencial. Además, deberá tener acceso y ascensor independiente al del resto de residentes. Para poder llevar a cabo la medida, el Consistorio ha reforzado las labores de inspección. La Agencia de Actividades será la encargada de inspeccionar el uso de las viviendas turísticas y tramitar expedientes disciplinarios relacionados. En este sentido, se nombrarán 22 funcionarios interinos de diversas categorías para trabajar en ella: aquitectos, técnicos de administración y auxiliares administrativos. Desde agosto se han inspeccionado un total de 11.936 viviendas que han derivado en la apertura de 1.729 expedientes disciplinarios. De ellos, 502 han recibido la orden de cesar su actividad. Falta por resolver lo que sucederá con los otros 1.227 apartamentos que se están investigando y que podrán, en caso de que los técnicos así lo decidan, ser obligados a su cierre. Asismismo, el Consistorio continuará realizando inspecciones tan rápido como vaya teniendo constancia de la existencia de un alojamiento de este tipo. Si no cumplen con la normativa, se expedientarán y, posteriormente, se cerrarán en caso de no acometer las reformas. Esto dejará tirados a muchos de los inquilos que han reservado en las aplicaciones de alquileres turísticos, y que cuando lleguen al inmueble podrían encontrarlo clausurado, como pude suceder, por ejemplo, durante el Orgullo Gay, fecha para la que ya se han hecho 40.000 reservas. Los propietarios de viviendas turísticas ya han asegurado que no acatarán la medida y han amenzado con demandas. Están seguros de que la ley los «amparará». “Nosotros vamos a seguir funcionando porque estamos convencidos de que la ley nos ampara y nos amparará. El problema es que lleguemos a juicio, serán cientos de demandas, es lastimoso porque por una parte es dinero público y por el otro privado», expresó el miércoles, ante los medios de comunicación Manuel, miembro de Madrid Aloja, a las puertas de Cibeles mientras se aprobaba la iniciativa. Toda una declaración de intenciones para plantarle cara al Ayuntamiento.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *