Mutua Madrileña congelará el precio de 1,3 millones de sus pólizas de seguros de automóvil

Mutua Madrileña congelará las tarifas de la mitad de las pólizas de sus seguros de automóvil este año, frente al 33% que dejó intactas en 2018, según ha anunciado esta mañana su presidente, Ignacio Garralda. La medida beneficiará a unos 1,2 millones de seguros, según fuentes de la firma. La aseguradora también seguirá apostando por su política de no tocar los precios de las pólizas hasta que el asegurado no dé al menos cuatro partes. Aunque esta decisión implica una mayor siniestralidad, Garralda ha explicado que se trata de una de las señas de identidad del grupo y que no están dispuestos a renunciar a ella.

Garralda ha hecho estos anuncios durante la presentación de resultados de la Mutua. El año pasado, su beneficio neto ascendió a 267 millones de euros, un 6% superior al del ejercicio precedente. Los ingresos del grupo avanzaron un 5,3%, hasta alcanzar los 5.270 millones, y el número de pólizas lo hizo un 5,1%, hasta los 8,4 millones.

En el conjunto de seguros de No vida, el más importante del grupo, los ingresos por primas de la Mutua aumentaron un 4,8%, hasta los 5.046 millones, frente al 4% del sector. Este crecimiento ha permitido a la compañía alcanzar por primera vez el liderazgo nacional en No vida. Mutua también es líder en seguros de salud, tercera en seguros de auto y primera en el ramo de accidentes. SegurCaixa Adeslas tiene una cuota de mercado (29,6%) que dobla a la del segundo (15,7%).

En cuanto a su negocio de gestión de activos, Mutuactivos se consolidó como la primera gestora independiente de España, con activos gestionados por valor de 6.551 millones de euros. De ellos, 3.407 millones fueron de clientes, un 6,7% más que en 2017. Los resultados de esta división, no obstante, se vieron impactados por la mala evolución de los mercados, por lo que su beneficio cayó de 97,3 a 54,2 millones de euros.

De cara al futuro, Garralda ha asegurado que la compañía está estudiando las nuevas formas de movilidad que van al alza como el car-sharing o el rent a car y el renting de particulares para hacer alguna operación. No obstante, se trata de movimientos complejos porque, en algunos casos, dependen de regulaciones municipales muy diferentes, según ha explicado.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *