Murray completa su resurrección con el título en Amberes

Podría ser la final de cualquier Grand Slam: Andy Murray frente a Stan Wawrinka. El primero tiene dos Wimbledon y un US Open; el segundo, un Abierto de Australia, un Roland Garros y un US Open. Pero la edad, las lesiones y el paso del tiempo estipularon que en este 2019 el escocés y el suizo pelearan por un título, el de Amberes 250 ATP, como hito más grande al que los dos han podido optar en los dos últimos años. Wawrinka celebró su último entorchado en mayo de 2017, en Ginebra. Murray disputaba su primera final del circuito ATP desde la que jugó en febrero de 2017, en Dubái. Veinte meses después de aquel hito, y tras una retirada en falso, Murray vuelve a levantar un título (3-6, 6-4 y 6-4). Es la consecuencia de un calendario cargado de exigencia y un cuerpo que a veces dice basta. El escocés, entre lágrimas, sucumbió ante el dolor de su cadera, que lo maniataba también en su día a día. Lo intentó todo durante dos años, y en enero decidió que su vida era algo más que el tenis. Tras caer en primera ronda del Abierto de Australia contra Roberto Bautista, dijo adiós. Pasó por una operación complicada y se dedicó a cuidarse. Sin embargo, el paso por el quirófano fue mejor de lo que esperaba y, así, con pruebas en partidos de dobles y entrenamientos sin forzar, cubrió las lagunas que le había dejado una retirada obligatoria. Día a día, golpe a golpe, recuperó la fuerza. Y ante la positiva respuesta de la cadera, se volvió a sentir tenista. Lo que siempre había sido, a pesar del dolor. En primavera tomó contacto con los torneos de dobles, con menos exigencia que en individuales, pero la misma adrenalina. En junio ganó con Feliciano López el título en Queen’s. En agosto, probó en solitario, pero fue en falso. Demasiado pronto, protestó la cadera. En el Mallorca Open, de categoría Challenger, su primera victoria. Su primer ATP 500 en septiembre. Su primer Masters 1.000 a principios de octubre. Pequeños pasos en su regreso a la élite. Y en Amberes, un 250, sus primeras semifinales, su primera final, su primer título después de veinte meses. En un partidazo como los de antes entre el escocés y el suizo, de roturas, remontadas y dos horas y media, Murray completa su resurrección. Lo que podría ser una final de Grand Slam, es el comienzo de una nueva etapa. Para alegría del tenis. Blood. Sweat. Tears. And a whole lotta heart… 🙏 @andy_murray #EuropeanOpen2019 pic.twitter.com/pZLi8F1U9j— Tennis TV (@TennisTV) October 20, 2019«Ha sido un gran partido, muy parejo. Con un Stan que ha jugado muy bien. Realmente no esperaba estar en esta situación, así que solo puedo decir que estoy muy contento. Orgulloso de estar aquí después de todos estos meses», rompió a hablar Murray después de esconder la emoción en la toalla. Está de vuelta.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *