Minsait apuesta por cinco tecnologías para transformar los servicios públicos

El estudio «Innovación Pública: las tecnologías disruptivas que transformarán las Administraciones», que acaba de presentar Minsait, compañía que agrupa el negocio de Tecnologías de la Información y Transformación digital de Indra, analiza las posibilidades de uso y beneficios de estas tecnologías, que ya están impactando en los modelos de negocio actuales y en la forma en que las administraciones van a tener que ofrecer sus servicios a la sociedad. «Nos encontramos en un momento de intenso cambio de la economía y la sociedad, en el que se ha pasado de un entorno en el que prima lo físico a otro en el que prima lo digital, y en el que las administraciones públicas deben dar una respuesta integral a los retos y oportunidades que se les presenta en un contexto de cambio acelerado y situando al ciudadano como núcleo de ese cambio», destaca Cristina Ruiz, consejera directora general del negocio de TI de Indra.

El informe está basado en la experiencia de la compañía, tanto en el ámbito de la consultoría en transformación digital como en el desarrollo de soluciones para mejorar la gestión de los servicios públicos y la calidad de vida del ciudadano.

«En el ámbito del ‘‘big data’’, las nuevas metodologías y trabajo de ‘‘data scientists’’ se abren a nuevos modelos y métodos algorítmicos como la analítica predictiva y prescriptiva, que permiten crear escenarios para la definición de las mejores políticas públicas en ámbitos como la sanidad, la justicia, la educación o la lucha contra el fraude», señala Antonio Ceño, director de Soluciones del Mercado de AA PP de Minsait.

La analítica predictiva ayuda a anticipar lo que puede suceder en el futuro, como identificar patrones de consumo para predecir la demanda y ahorrar el agua o detectar posibles amenazas en la salud con poca antelación. Por su parte, la analítica prescriptiva es capaz de optimizar y recomendar el mejor camino para cualquier consecuencia preestablecida, lo que permite, en la práctica, adecuar las políticas de atención a la dependencia o encauzar las ayudas públicas. En esta línea, Minsait está implantando en ciudades como Logroño y Cáceres, «Onesait Government Cities», su solución integral de «Smart Cities» que incluye capacidades analíticas y de simulación para realizar predicciones sobre lo que va a ocurrir a partir de la reproducción de procedimientos de actuación utilizados en situaciones o eventos similares del pasado, así como optimizar los recursos de la ciudad de la manera más eficiente posible.

Es relevante el piloto de detección de fraude integrado en el sistema de gestión de tributos de la Agència Tributària de Catalunya, que ha conseguido maximizar la eficiencia en las valoraciones, alcanzando un 85% de éxito en las comprobaciones de transmisión de bienes inmuebles. La compañía también ha desarrollado una plataforma para mejorar la identificación de láminas de agua en la península ibérica a partir del procesamiento de imágenes satelitales y de la aplicación de algoritmos de análisis.

Por otro lado, el estudio destaca la aportación de la inteligencia artificial como complemento para ampliar la capacidad cognitiva del ser humano. Gracias a las tecnologías de «machine learning», las plataformas conversacionales o «chatbots» permiten» dar respuesta, de forma inmediata y en cualquier momento, a demandas de información del ciudadano que, de otra forma, podrían exigir múltiples contactos con la Administración. Minsait ha comprobado sus beneficios en universidades públicas, portales del ciudadano y turismo

El estudio también subraya la creciente contribución de los sistemas de reconocimiento automático y lectura inteligente de documentos para incrementar el valor añadido de los empleados públicos, apartándoles de tareas rutinarias y reduciendo los tiempos de resolución de los trámites. Por su parte, la visión artificial puede facilitar y agilizar el mantenimiento del transporte público o la recogida de residuos o potenciar la capacidad de las cámaras urbanas para detectar el mal estado de una calzada.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *