May anuncia que Reino Unido pedirá a la UE otra prórroga para cerrar un acuerdo con Corbyn

Theresa May ha admitido que deberán solicitar otra prórroga a Bruselas para evitar salir sin acuerdo el próximo 12 de abril. La primera ministra, en una breve comparecencia en Downing Street tras haber estado reunida durante horas con sus ministros, ha asegurado que tendrán que pedir esa nueva extensión, que será «tan corta como sea posible», para asegurarse salir con acuerdo de la UE. Una May que ha tendido la mano al líder de la oposición, al laborista Jeremy Corbyn, con el que pide abrir contactos para solucionar este encallamiento. Si fracasa ese dialogo, ha señalado la” premier”, sería entonces el Parlamento quien decidiese que hacer entonces, si Corbyn también se compromete a acatarlo. Y todo, ha dicho la primera ministra, tiene que ser antes del 22 de mayo para no tener que participar en esas elecciones europeas. «Vivimos un momento decisivo en la historia de nuestra isla, en el que debe prevalecer la unidad nacional y la defensa del interés nacional», ha asegurado la primera ministra. Según May, ella y Corbyn necesitan acordar un plan que pueda ser presentado a la Cámara de los Comunes para su aprobación, pero si no pueden hacerlo, entonces será el Gobierno quien propondrá una serie de opciones para que los diputados voten. «El Gobierno está dispuesto a respetar la posición de la Cámara», señalaba la «premier». Con esta nueva estrategia, May pretende cargar la responsabilidad en los hombros laboristas y evitar a toda toda costa el abismo del 12 de abril, que está a la vuelta de la esquina y que supone un brexit sin acuerdo. Es decir, otra patada hacia delante de la primera ministra que sigue buscando ganar tiempo ante el encallamiento del proceso. Porque May quiere que todo finalice antes del 22 de mayo y evitarse tener que concurrir a los comicios europeos, pero la UE ya dejó claro en la última cumbre europea, que eso sólo sería posible solo si aprueba el Acuerdo de Retirada que sus señorías tumbaron el pasado viernes de nuevo. Ahora, los 27 estados miembros podrían condicionar la duración de esa nueva extensión y pedir un plan alternativo al Gobierno británico para concederla. Por tanto, parece desterrada ya la posibilidad de una cuarta votación sobre el acuerdo de May ante la imposibilidad de convencer a los críticos con su plan y también queda descartado, al menos por ahora, un adelanto electoral al que muchos habían apuntado. La UE se muestra dispuesta a aceptar todos los retrasos que pida Londres
Después de haber resistido tres votos y tres fracasos en el Parlamento británico, la intención de Theresa May de pedir una nueva prórroga del Brexit no causa ninguna sorpresa. La naturaleza de amianto de la «premier» es capaz de resistir una semana, un mes o un año más de debates y votaciones en la Cámara de los Comunes, para tratar de vencer aunque solo sea por agotamiento la resistencia de su sector “duro” al acuerdo logrado ya con el resto de los socios europeos. El segmento «brexiter», partidario de abandonar la UE ya, ha ido perdiendo fuerzas en cada una de las votaciones en los Comunes, y May confía en que ese proceso continúe. Sus aliados continentales participan, en el fondo, de esa estrategia, vista la complejidad de la situación política interna del Reino Unido. En unas declaraciones al diario «Bild», el ministro de Economía de Alemania, Altmaier, ha tenido un pronto de sinceridad al afirmar que lo fundamental es evitar el «cataclismo» con una salida sin acuerdo del Reino Unido de la UE, por lo que se hace preciso retrasar todo lo que sea necesario ese momento. Por Francisco de Andrés
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *