Marc Márquez: «Siempre se peude mejorar y aprender de los errores»

Casi sin tiempo para digerir su octavo título mundial y sexto de MotoGP; Marc Márquez quiso agradecer el apoyo de todos los que lo han impulsado hasta este momento. Y lo hizo en la sede central de Repsol, donde más de 200 trabajadores lo esperaban entre aplausos y felicitaciones. «Es el mejor embajador de los valores que queremos mostrar en nuestra empresa», lo presentó Begoña Helices, directora de Patrocinios. «La fiesta fue bien. Aún estoy recuperando la voz, no es porque sea por la mañana. Lo celebramos como se merece porque no sabes si se va a poder repetir. No hubo karaoke, pero sí baile, fiesta», se lanzó el piloto, sonriente como siempre. «Ha sido un año casi perfecto, siempre se puede mejorar, pero un año de ensueño. Hemos conseguido el objetivo de ganar el título, y de la forma de haberlo conseguido. Aunque aquí debería estar todo mi equipo. Pero soy una persona que le gusta disfrutar del pasado y no vivir del pasado», fueron sus primeras palabras. Son ocho títulos mundiales, seis de ellos en MotoGP en siete años. Unos registros de leyenda porque, además, tiene 26 años. Intenta apartar la mirada de las señales que indican que es uno de los mejores deportistas de la historia. «Se te pone la piel de gallina, pero yo intento evitarlo. Si el día de mañana, cuando me retire dentro de muchos años espero, estaré orgulloso, por supuesto. Me llevo bien con Agostini, he escuchado las declaraciones de que lo puedo igualar, pero no me gusta imposible, pero sí es muy difícil porque es ganar el doble de lo que he ganado hasta ahora. Soy consciente que esto no es lo normal». No quiere mirar el pasado, tampoco mucho el futuro, quiere no repetir la dinámica que lleva en los últimos años de caerse en la siguiente carrera tras ser campeón. Ha madurado: «Con la madurez hay más cambio. Antes competía lo mejor que sabía, pero luego te das cuenta de que la vida personal y profesional tienes que gestionarla bien. Tienes que priorizar cien por cien la profesión. Y esta requiere entrenamiento y descanso. La edad va pasando y voy madurando. Sé que errores que cometí los volveré a cometer, pero creo que tengo más madurez. En 2014 gané mucho, pero me faltaba el punto de madurez y tenía un punto de inconsciencia. Este es el más sólido que he tenido en mi carrera. Ya estamos probando chasis, no perder en potencia pero ganar en agilidad, que tienen otras motos en circuitos más lentos. Si por estas fechas en 2020 no estamos cerca del título no será un año fracasado pero no habremos llegado al objetivo». Echa un vistazo hacia su temporada y la califica como casi perfecta. ¿Dónde estuvo el casi? «Cuando tienes extraconfianza es cuando llegas los fallos. Llegó en la carrera que menos esperábamos, en Austin. Lideraba la carrera por cuatro segundos en una victoria casi hecha, por exceso de relajación me caí. Aprendí del error. El año ha sido bueno pero no quita que hemos trabajado más que nunca». «También en 2014, cuando gané diez carreras seguidas, estaba ese ¿qué se puede mejorar. Faltaba mucha serenidad. Y lo veo en uno de mis referentes, Rafa Nadal. ¿Qué puede mejorar Nadal? O Messi, que ya piensas que hace el mejor gol y te saca otro. Lo mío es aprender de los errores y ver cómo estamos con respecto al rival porque es quien te marca el nivel». Rechaza la idea de que Honda cree una moto solo para él. «Creo que Honda hace una moto, e intenta hacer la mejor de la parrilla y el piloto ha de tener adaptación. Los tres pilotos que llevamos Honda tenemos los mismos comentarios sobre el desarrollo, pero te tienes que adaptar y sacar el cien por cien de cada momento. Dentro de una marca un piloto tiene más peso que otro. No es nuevo que la Honda es competitiva pero tiene un punto de dificultad». Valora el título porque, si mira al invierno, a la primera carrera, nada parecía presagiar la alegría de ahora con una operación en el hombro y una muy costosa recuperación. «Esos momentos duros en los que sufres, como este invierno, que fue uno de los más duros de mi carrera deportiva porque no podía ir en moto, lo que más me gusta en este mundo. Necesité operarme del hombro, pero una vez superas estas lesiones y toda la gente te ayuda a salir adelante y llegar a la primera carrera en las mejores condiciones que podía empiezas a ver la recompensa. Y cuando ves que los resultados todo merece la pena». «En la temporada hubo dos puntos de inflexión. El primero, Jerez. Veníamos del error de Austin y ganamos de la manera que queríamos haberlo hecho en Texas. Demostré a los rivales que mi mentalidad era la misma. Y otro punto era Montmeló, ganamos y pincharon varios rivales, aunque fue una lástima porque no fue un error de Dovizioso». Tuvo palabras sobre su compañero de equipo, Jorge Lorenzo, que no ha tenido el mejor de sus años. «Con Jorge la relación ha sido buena. Entró en directo en la televisión para felicitarme pero también lo hizo en privado donde hablamos un poco más. Me dio suerte durante la carrera. Somos los profesionales suficientes para dejar la rivalidad sobre la pista. No ha tenido suerte, porque se lesionó en los momentos en los que le había cogido el punto. Yo también le deseo lo mejor y espero que salga del bache lo antes posible». Y también sobre las declaraciones de Valentino Rossi: «La carrera deportiva de un piloto se cometen errores que te hacen perder mundiales. Yo mismo cambiaría ese 2015 de caerme menos para sumar más. Es un piloto que ha hecho y está haciendo mucho por el campeonato». Su ADN, ese que le hace ser competitivo al cien por cien en cada momento, auqnue se esté jugando el título yq no necesite ganar, no lo va a perder. «Mi madre sí, sí, me echó la bronca ya el viernes por empezar el fin de semana con un susto. Tú te llevas el susto, pero los demás sufren mucho más. Saben sufrir, pero llevan muchos años detrás de mí y son la base donde empezó todo. La caída fue dura. Hace años que no tenía una tan dura. Hubo compresión de todas las vértebras. Me quedé sin aire cinco segundos pero se hacen eternos. Tenía ganas del título en Tailandia porque era la primera oportunidad. Cuando tienes ventaja en el campeonato buscas motivaciones extras y mi objetivo siempre es la próxima carrera. Lo más bonito es ganarlo en Valencia, eso no lo cambio por nada, pero tienes que buscar esa motivación y tener sa euforia cuando cruzas la línea de meta». «Ahora el espectáculo es muy bueno. Hay muchas motos que pueden ganar. Ahora las marcas buscan al piloto antes tú buscabas a las motos que podían ganar, ahora hay más. Esto favorece el espectáculo. No quiero pensar en lo que he conseguido porque no quiero cambiar mi mentalidad», ¿Y cuánto necesitas a los rivales para ser mejo? «Cuanto más flojos, mejor, no pasa nada. Pero en MotoGP la igualdad mecánica, aunque viendo los números de este año no lo reflejan, la igualdad es muy alta, de las épocas que más. Hay cuatro marcas capaces de ganar carreras, eso significa que hay mínimo ocho motos que pueden ganar». De momento, se centra en terminar el campeonato, con als cuatro carreras que tiene por delante. Y deja la renovación para el invierno: «Mi prioridad es escuchar a Honda porque me dieron la oportunidad de conseguir todo esto. Mucha gente se fija en ti y es una responsabilidad dentro y fuera de la pista. Sé que hay muchos niños y lo intento llevar lo mejor que sé, sobre todo con naturalidad».
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *