Los delitos sexuales crecen un 13,6%, con 11 casos cada dos días

Once casos conocidos de delitos sexuales cada dos días. Esta es la fría estadística que arroja el balance del Ministerio del Interior correspondiente a 2018 y en referencia a la Comunidad de Madrid. Dentro de que siempre es una pésima noticia que se produzca un solo asunto de esta índole, los expertos señalan dos flancos para explicar este incremento de las denuncias: que, en efecto, se está dando una casuística mayor (muchas veces, entre jóvenes) y que hay un mayor número de denuncias. Otro matiz importante y que preocupa mucho es el hecho de que se detecta un machismo galopante entre las personas de menor edad, incluso los adolescentes. Entre enero y diciembre de 2018, nuestra región registró 2.017 delitos contra la libertad e indemnidad sexual, lo que arroja un incremento del 13,6% con respecto al ejercicio anterior. De esa cifra global, 252 fueron agresiones sexuales con penetración (un 14% más) y el resto de ilícitos sumaron 1.765 (+13,5%). El total nacional asciende, en ese orden a 13.811 (+18,1%), 1.702 agresiones (+22,7%) y el resto ascienden a 12.109 (+17,5%). Un panorama nada alentador. Carmen Carcelén, abogada experta en delitos sexuales, considera que «está habiendo un repunte de denuncias»: «Las mujeres se están haciendo más fuertes, tienen menos miedo al qué dirán. Y son conscientes de que estas cosas les pueden pasar a cualquiera», explica a ABC. Sobre los agresores, la letrada, que trabajó con asociaciones de la Comunidad de Madrid durante ocho años, dice que «se está produciendo un repunte porque la cultura sexual deja mucho que desear».Y advierte de que existe un concepto «muy machista arraigado en los adolescentes también». Más ataques en grupo
Afirma que los agresores sexuales en grupo «se hacen fuertes» y que «las redes sociales los envalentonan». De ahí, en parte, que en casos como el de la Manada de Pamplona grabaran el abuso de los cinco condenados a una chica de 18 años en vídeo. Carcelén también ha detectado que han aumentado en los últimos tiempos aquellos delitos sexuales cometidos en un ambiente de fiesta, en grupo y llevados a cabo por jóvenes. Sin embargo, existe una realidad más profunda, más desconocida, que son los abusos y agresiones sexuales intrafamiliares, las más ocultas y, probablemente, las más frecuentes. De hecho, la asociación Cavas especificaba en su informe sobre los datos de 2016 que en el 90% de los casos la víctima conocía a su agresor. La Asociación de Asistencia a Mujeres Agredidas Sexualmente (AADAS) los cifra en el 80%. Considera que no hay tanto repunte de denuncias como concienciación de las mujeres que han sufrido estos delitos. Violeta García, una de sus psicólogas, coincide con Carcelén en que «existe un hito histórico, el de la Manada de los Sanfermines, como lo fue el asesinato de Ana Orantes en violencia de género»: «Si antes atendíamos a 30 o 40 personas al mes, ahora son 60 o 70, por lo que el porcentaje de crecimiento es mucho mayor que el de denuncias». Eso refleja que las cifras policiales son solo una parte de la lacra, la punta del iceberg. En la actualidad, atienden a 150 nuevas mujeres al año y 1.700 llamadas. Violeta García también hace hincapié en que, «a nivel de juventud, hay mucho trabajo por hacer, hay unos índices de machismo alarmantes, con un desprecio por la mujer que no entiende de clases sociales, estudios ni edades». Carcelén pone el dedo en otra llaga: «La víctima llega a comisaría en situación de colapso, le toman declaración sin que haya tenido tiempo para asumir todo lo ocurrido, no como ocurre en EE.UU. Y esa es la piedra angular, porque en una segunda declaración pueden acusarla de contradecirse».
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *