Llull, a redimirse en la Copa más abierta

El pabellón Martín Carpena de Málaga trae grandes recuerdos a Sergio Llull. Hace seis años, el balear coronó al Real Madrid con su «mejor canasta» de blanco –como él mismo la ha definido estos días–. La primera «mandarina» del base, que desde entonces se acostumbró a acaparar los focos con sus lanzamientos imposibles de última hora. Aquel 2014 marcó el inicio de su explosión como jugador, que le llevó a seducir a media NBA antes de romperse la rodilla con la selección en 2017. Dos años y medio después, aquella lesión está curada, pero sigue lastrando al balear, cuyo rendimiento nunca ha vuelto a ser el mismo. Dudas que él mismo quiere disipar de una vez por todas en Málaga, en un regreso a los orígenes que puede ser balsámico para él. Desde que recibió el alta médica, allá por abril de 2018, Llull ha sufrido varios problemas físicos asociados a esa lesión. Pequeñas dolencias que le han impedido encontrar la regularidad y recuperar la confianza. Tras una temporada pasada llena de altibajos, la selección fue un refugio para él. Scariolo supo regalarle un rol de sexto jugador, lejos de la responsabilidad principal del equipo, y por ahí se vieron de nuevo los chispazos de su innegable calidad. Parecía aquel oro el fin a su calvario, pero el regreso al vestuario blanco, instalado otra vez en un papel principal, ha demostrado que su proceso de recuperación está aún en marcha. La cicatriz mental, esa de la que hablan tanto los que han sufrido una lesión grave de rodilla, mantiene al balear lejos de su nivel de antaño, aunque sigue contando con la confianza de sus compañeros y de Pablo Laso, cuya fe en el jugador es total. <blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”es” dir=”ltr”>1⃣ La mandarina favorita de <a href=”https://twitter.com/23Llull?ref_src=twsrc%5Etfw”>@23Llull</a><br>Lo mejor de la década <a href=”https://twitter.com/hashtag/CopaACB?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw”>#CopaACB</a><a href=”https://twitter.com/hashtag/Top7KIA?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw”>#Top7KIA</a> <a href=”https://t.co/OPyhySrBJP”>pic.twitter.com/OPyhySrBJP</a></p>&mdash; #CopaACB (@ACBCOM) <a href=”https://twitter.com/ACBCOM/status/1227338518130593792?ref_src=twsrc%5Etfw”>February 11, 2020</a></blockquote> <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script> «A Sergi lo veo bien. Es normal que me preguntéis por los grandes jugadores, porque todos esperan que jueguen muy bien todos los días, pero es que los jugadores, hasta los muy buenos, son humanos. A veces solo se les valora por los puntos que meten y no puede ser así. Además, Llull es un jugador muy inteligente, que siempre aspira al máximo y que es el primero en hacer autocrítica. Todos en el vestuario tenemos mucha confianza en él, yo el primero», explicaba ayer el técnico antes de viajar a Málaga, donde los blancos disputarán hoy su duelo de cuartos de final ante el Bilbao Basket. A la espera del mejor Llull, el Real Madrid viaja al Carpena sin lesionados por primera vez en mucho tiempo. Laso podrá contar con toda su plantilla tras la recuperación de Rudy Fernández y Anthony Randolph, que ayer se retiró antes de tiempo del entrenamiento por una sobrecarga que no le impedirá jugar esta noche. Sin clásico en la final
Antes de que los blancos salgan a la cancha, el Barcelona y el Valencia habrán disputado ya su partido de cuartos. Esta vez, blancos y azulgranas se verían las caras en semifinales, ya que ambos están en la misma parte del cuadro. Eso impedirá una final sin clásico como la del año pasado, que acabó con la polémica del tapón de Randolph que los árbitros señalaron erróneamente como ilegal. El Madrid-Barcelona, si lo hay, será en semifinales y no lo dirigirá ninguno de los dos árbitros implicados en aquella polémica, ya que, casualmente, ninguno de ellos ha sido elegido para estar en Málaga. El sorteo dejó abierta la puerta para que haya un campeón diferente al de los últimos diez años. El último que desafió el dominio de los dos gigantes del baloncesto español fue el Baskonia, ganador de Copa en Madrid 2009, inesperado ausente en Málaga. Zaragoza, Andorra, Unicaja y Tenerife lucharán por un sitio en la final del domingo. Un partido que Llull espera poder disputar para dejar atrás las dudas y brillar como lo hizo en 2014.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *