Las víctimas colaterales de la cancelación del Mobile de Barcelona:«Ha habido un contagio de histeria»

Las primeras estimaciones de pérdidas que acarrea la cancelación del MWC, que se empezaron a conocer eset jueves, lo dicen todo: 220 millones de euros para las pymes locales según Pimec; 40 millones según el Gremio de Restauración de Barcelona; 14 millones según la asociación de establecimientos turísticos Apartur; 117 millones según los bares y locales de ocio nocturno que engloba Fecasarm; 15.000 empleos según Fomento del Trabajo… «Ha habido un contagio de histeria», comenta a ABC Roger Pallarols, director del Gremio de Restauración barcelonés, que destaca que la cancelación ha sido «un golpe muy fuerte por el impacto económico de la ciuad». Pallarols explica que muchas de las reservas –con pagas y señales de entre el 30 y el 50 por ciento– se hicieron poco después de cerrar la anterior edición y que ahora están evaluando qué hacer con estos prepagos. «Lo que está claro es que esto no es compensable, porque teníamos un público extraordinario en una época baja de trabajo», remarca el portavoz. Juan Carlos Iglesias, del Grup Iglesias (Rías de Galicia, Cañota, Espai Kru), junto a sus hermanos, y El Barri (Tickets, Enigma, Pakta, Hoja Santa, Bodega 1900), junto a los hermanos Adrià, cree, por su parte, que su facturación se verá afectada en un 20%. «La estancia de los visitantes del Mobile se ha reducido a la mitad desde el principio hasta ahora, la gente viene menos días y las reservas de los espacios en exclusividad que se hacían en otros años, ya no se hacen», agrega. Para él, sin embargo, «el daño colateral que tiene la cancelación será mucho más grande que la cancelación en sí misma». Iglesias cree, además, que «el entorno político y económico, así como las políticas municipales» no han ayudado en la compleja situación. Aun así, el empresario cree que «Barcelona tiene Mobile para rato». La otra cara de la moneda es la de los pequeños empresarios. Es el caso de Alonso González, de O’ Sazón, que iba a hacer sus pinitos con su negocio de cocina mexicana en la feria gastronómica de L’Hospitalet el fin de semana previo al MWC. «Nos habían cedido un local subvencionado, junto a otros 10 proyectos, por lo que no asumimos toda la inversión nosotros», explica. El trabajo burocrático que hicieron para conseguir ese espacio, desde hace casi un año, se ha perdido. Llevaban días elaborando cochinita pibil, platillo del cual pensaban vender 1.800 tacos. «Tenemos ya hecha un 50% de la producción e invertimos, entre tiempo, bienes de consumo y mano de obra, alrededor de 450 euros», puntualiza. «Necesitaremos tiempo adicional para poder distribuirlo y hemos perdido la visibilidad de marca que nos hubiera dado el evento», lamenta. «Era la semana con mayor facturación del año»
También muy afectados han quedado los servicios de transporte discrecional que operan en la capital catalana, que durante el MWCtenían previstas jornadas «non-stop» de entre 12 y 18 horas. Es el caso de Premium Car Transfers, que tenía reservados sus tres vehículos disponibles (dos para grupos y un coche de alta gama) los cuatro días del congreso, pero también los dos posteriores y el previo. «Es un desastre, era la semana con mayor facturación del año y tendremos un 100 % de pérdidas», explica a ABC su responsable, Miguel Ángel Morón. Su disponibilidad total conllevaba ingresos de entre 700 y 1.000 euros por vehículo y día. Dos de sus clientes, ya habituales, no habían efectuado ningún prepago; el tercero sí había desembolsado una parte y ahora tienen que aclarar la devolución. «Esto es como una boda que acaba anulada a última hora pero el banquete está preparado. Nosotros hemos cumplido y entendemos que nuestro trabajo tiene que ser pagado». Con este ejemplo, José Manuel Pelayo, director comercial de Mac Group, explica como espera que acabe la incertidumbre abierta en su sector, el del diseño y montaje de stands, tras la anulación del MWC. Este año tenían allí cuatro grandes proyectos –que precisamente estaban a medio montar–, sobre los que habían trabajado un mínimo de seis meses y que sus clientes, grandes firmas, intentarán reaprovechar más adelante, o quizás en la próxima edición. «Para nosotros el Mobile es muy importante económicamente y entendemos que para las tecnológicas un estand no lo es tanto, con lo que esperamos que no haya problemas con los pagos pendientes», sentencia.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *