Las faltas de respeto de Quique Setién a Bordalás

Quique Setíen y José Bordalás volverán a verse las caras este sábado, en un duelod e entrenadores que ha tenido episodios muy feos en estos últimos años. Sobre todo por parte del cántabro, con desprecios continuos y feos sobre el fútbol del alicantino. Bordalás así lo reconoció esta semaa en una entrevista en la cadena Ser: «Puede ser que alguna vez me haya faltado al respeto como entrenador haciendo referencia a mi equipo, y en las que ha faltado a la verdad, pero no soy rencoroso», aseguro el entrenador del Getafe Quique Setién y José Bordalás, dos técnicos antagónicos en el estilo que imponen a sus equipos, se cruzarán mañana en el Camp Nou con una hemeroteca llena de declaraciones que desvela una rivalidad que con el paso del tiempo se ha ido suavizando hasta una aparente cordialidad. El Barcelona-Getafe del fin de semana será el más igualado de todos los que se han disputado en el Camp Nou. El equipo de Bordalás nunca había llegado al campo azulgrana tan arriba en la clasificación. Es tercero después de 23 jornadas y tras su exhibición ante el Valencia (3-0), parece que la candidatura del conjunto azulón a disputar la próxima edición de la Liga de Campeones es seria. Con una renta de tres puntos sobre el quinto clasificado, el Sevilla, el Getafe necesita réditos en el Camp Nou para mantenerse en la pelea por acabar entre los cuatro primeros clasificados. Para ello, Bordalás tendrá que superar a un equipo cuyo entrenador impone un estilo completamente diferente al del cuadro azulón, marcado por la intensidad, la pelea, la verticalidad, la poca posesión y las transiciones rápidas. En medio de ese choque de estilos, en el pasado también hubo un enfrentamiento verbal que comenzó en 2013, cuando José Bordalás entrenaba al Alcorcón y Quique Setién al Lugo. El 13 de abril de aquel año, Setién criticó al equipo de Bordalás después de perder 0-1 en el Anxo Carro. «Espero que el Alcorcón no ascienda. Da pena verlos» “Nos hemos dejado ganar por un equipo que no se lo ha merecido. Me cabrea ver a los jugadores perder tiempo. De los equipos que están arriba, espero que el Alcorcón no ascienda, porque da pena verlos. Es un rival complicado porque no juega ni deja jugar. Interrumpen y pierden tiempo”, dijo Setién aquel día. Año y medio después, el 23 de noviembre de 2014, de nuevo ambos chocaron en un duelo entre el Alcorcón y el Lugo. Setién volvió a criticar al equipo dirigido por Bordalás: “Parece que todos los equipos calentamos el partido contra el Alcorcón y este equipo acaba teniendo líos con todos, no conmigo. Esto ha sido un partido por llamarlo de alguna manera, porque no lo interpreto como tal, lo interpreto como otra cosa. No ha habido continuidad, con cierta asiduidad ha habido interrupciones, líos y para nosotros no es como los que acostumbramos a jugar”, dijo. Bordalás, en esta ocasión, contestó a su homólogo en el banquillo. Dejó clara su postura: “Lo importante es que ha ganado el equipo que más ha querido ganar, el que más ha buscado la victoria y el que le ha echado un par de pelotas. Me parece una falta de respeto gravísima e insto a quién corresponda, Federación, LFP o AFE a tomar cartas en el asunto para cortar estos comentarios”, afirmó. Ese día, según cuentan testigos de la zona mixta de Santo Domingo, hubo que seprarar a ambos entrenadores cuando estuvieron a punto de llegar a las manos. Ya con los dos técnicos en Primera División, Bordalás en el Getafe y Setién en el Betis, ambos firmaron un 2-2 el 3 de noviembre de 2017 en el estadio Benito Villamarín que volvió a desatar las críticas del preparador cántabro: «Esto no es fútbol. Es otra cosa. Me hierve la sangre» “Me ha parecido lamentable. El Getafe es el equipo que más faltas hace. Él lo sabe y es lamentable que se hayan dado sólo tres minutos de añadido. Es siempre lo mismo. Estas cosas la tienen que mirar porque la culpa la tienen los árbitros. No se puede permitir que se jueguen sólo 25 minutos en cada tiempo. Esto no es fútbol. Esto es otra cosa. Me hierve la sangre”. Esas declaraciones rompieron el saludo habitual de los entrenadores antes de los partidos. Bordalás, en el choque de vuelta que se disputó en el Coliseum Alfonso Pérez, no se acercó a Setién para estrecharle la mano. Fue la última vez en la que ambos se enzarzaron en una disputa dialéctica.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *