Lance Armstrong sigue haciendo enemigos

En la pantalla de ESPN asoma la versión amable de Lance Armstrong, su sentido comercial que le valió contratos millonarios con Nike, Trek o Us Postal. Es el ciclista más apestado en la historia de un deporte corroído por el dopaje. Lo perdió todo, los patrocinadores, los siete Tours consecutivos que dejaron un agujero invisible en el palmarés, el dinero que ganó y, sobre todo, la reputación. El ídolo sin crédito. En la entrevista por capítulos que emite la cadena americana, el viejo Lance de 48 años se muestra circunspecto, casi arrepentido y ofrece una imagen complaciente de sí mismo que nada tiene que ver con su infancia violenta y dura, de un padre que lo abandonó y un padrastro… Ver Más
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *