LaLiga y la Federación, en lucha por el fútbol femenino

La guerra entre la Federación Española de fútbol, presidida por Luis Rubiales, y la Liga, bajo los mandos de Javier Tebas, también ha llegado al fútbol femenino. El anuncio por parte del secretario general de la federación, Andreu Camps, de la implantación de un nuevo modelo de competición femenina para la próxima temporada paralela a la Liga Iberdrola abre un nuevo capítulo de enfrentamientos entre ambas entidades sólo una semana después del intercambio de declaraciones que se dedicaron en Twitter con motivo de los horarios de los encuentros.

«Es una atrocidad que la Federación cree con nocturnidad y alevosía una competición paralela para intentar echar abajo todo lo que se ha hecho en la Liga Iberdrola y todo por una rabieta por los derechos de televisión», se asegura a LA RAZÓN desde uno de los clubes de la Liga. Sólo el Barcelona entre los 16 equipos de la Liga Iberdrola es favorable a la nueva propuesta. Desde el club azulgrana aseguran que «no es una competición paralela, sino un cambio de modelo».

Se trataría de una división de élite con 16 equipos, los mismos que la actual competición, y otra de promesas con 32, divididos en grupos territoriales con fases de ascensos y descensos, sería el nuevo formato que pretende crear la Federación, cuya aprobación definitiva será en abril . «La adscripción será voluntaria y será requisito necesario que los clubes tengan licencia de la Federación», explicó Camps.

Una nueva competición que daría acceso a las competiciones internacionales y que según el secretario general, no implicará la desaparición de la Liga Iberdrola, pero que choca frontalmente con el actual campeonato que nació en 1988. «La Liga Iberdrola podrá existir, no estamos quitando a una para poner otra sino que estamos creando un modelo de competición nuevo en el que la RFEF va a tomar el liderazgo y es voluntario que los clubes se adhieran. Querríamos que Iberdrola también fuera el patrocinador oficial de la competición. Puede ser que la Liga de élite sea la Iberdrola», remarcó Camps. «El modelo que se ha diseñado coge lo mejor del fútbol inglés y el alemán, y también tiene elementos del australiano. Estamos en condiciones de liderar a nivel europeo un proceso de innovación. Los equipos tendrán que tener un número mínimo de jugadoras que provengan de su base, y habrá límite a futbolistas extranjeras. Se fijarán condiciones mínimas de salarios, habrá fondos de garantías salariales y un fondo de ayudas sociales a las jugadoras», según el secretario general.

Sus palabras no han convencido a muchos. Las respuestas no han tardado en llegar y la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), fundada en 2015 y que cuenta con 70 miembros, entre ellos 14 conjuntos de la Liga Iberdrola (todos menos Barcelona y Athletic), ha mostrado su rechazo al nuevo modelo de organización de la Primera División del fútbol femenino. «La ACFF y sus clubes han acordado por unanimidad manifestar su más absoluto rechazo al proyecto de nuevo modelo de competición femenina que pretende ser implementada sin haber sido consultado ni consensuado con los clubes», señala el comunicado. Se acusa a la RFEF de «falta de rigor y transparencia», ya que en en su última reunión con los clubes de la Liga, el 16 de febrero, no comunicó a las entidades esta propuesta sino que «trató aspectos relacionados con la organización de las competiciones existentes para la próxima temporada».

La respuesta de la Federación ha llegado también desde la seleccionadora sub’17, Toña Is. «Ahora mismo está la Liga Iberdrola, donde están saliendo jugadoras y hay un buen nivel, pero nunca existe lo mejor. Claro que puede haber otras ligas, si no paralelas, que puedan ser competitivas, que es lo que queremos para que nuestras jugadoras vengan y puedan competir a un nivel internacional en la mejor manera posible», aseguró.

Iberdrola, de momento, no se ha pronunciado. La energética está encantada con el patrocinio del fútbol femenino y prefiere no posicionarse en esta nueva guerra entre Rubiales y Tebas.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *