La violencia, un cáncer histórico en Córcega

Entre 1976, año de la fundación del Frente de Liberación Nacional de Córcega (FLNC), y 2011, Córcega ha sido víctima de millares de atentados de «baja densidad»: bombazos e incendios de edificios o dependencias del Estado. Una docena de gendarmes y civiles fueron asesinados en circunstancias no siempre bien esclarecidas. El asesinato del prefecto Claude Érignac, el 6 de febrero de 1998, en Ajaccio, fue un aldabonazo histórico. Los autores del crimen fueron detenidos. Sus abogados ejercen hoy las más altas funciones del poder político local. A partir del 2011, el FLNC se fragmenta en varias familias, que no siempre defienden la «lucha armada». Desde entonces, Córcega es víctima recurrente de olas de violencia de «baja» o «relativa intensidad»: bombas más o menos artesanales con edificios públicos, incendios de residencias particulares. En vísperas de la visita oficial de Emmanuel Macron, el jueves, la policía ha descubierto varios depósitos de armas y explosivos, sin precisar su importancia. Y, según la Gendarmería, se han podido neutralizar preventivamente dos intentos de destrucción de edificios del Estado. El diario Corse-Matin, tradicionalmente bien informado, ha subrayado «el riesgo de una resurrección de la violencia clandestina».
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *