La transformación exprés del Baskonia: del agujero a la final de la ACB en seis meses

El regreso de Dusko Ivanovic la pasada Navidad a Vitoria fue la decisión desesperada de Josean Querejeta para tratar de encauzar una situación desastrosa. El presidente quería provocar un electrochoque en el corazón del vestuario y nada mejor que el técnico montenegrino para conseguirlo. Seis meses después, aquella elección se ha revelado como acertada, pues el Baskonia se mide hoy al Barcelona en la final de la ACB en busca de un título que no consigue desde hace diez años… justamente con Ivanovic en el banquillo. La relación entre el conjunto español y el técnico es una de esas de amor-odio en la que cada vez que ambos separan sus caminos todo el mundo sabe que volverán a unirlos. Porque el Baskonia e Ivanovic están hechos el uno para el otro a pesar de que a veces la directiva dude de los métodos del entrenador y que éste sienta que no tiene el respaldo total del club. Con Dusko en el banquillo, el Baskonia ha ganado dos de sus tres títulos de liga (2002 y 2010)y hoy (20.00 horas, Movistar+) aspira al cuarto justo seis meses después de que el entrenador montenegrino volviera para hacerse cargo del vestuario tras la destitución de Perasovic. «Vine para disfrutar y la verdad es que estoy disfrutando con estos jugadores que trabajan y juegan tan bien. Cuando llegué tenía fe en ellos y por suerte hemos podido cambiar la mentalidad y el carácter, que era lo que más les fallaba cuando vine. Eran muy buenos, pero les faltaba luchar durante los 40 minutos para ganar los partidos», reconocía ayer el técnico, feliz por estar en la final. En solo seis meses, Ivanovic ha transformado al grupo, dotándole de una mentalidad ganadora que no tenían. De hecho, cuando llegaron a Valencia, los jugadores del Baskonia dejaron claro que estaban allí para ganar. Ambición que se ha reflejado en la pista, donde han vuelto a hacer de la defensa su bandera para ganar los encuentros. «No vinimos de paseo. Esto no es un regalo que nos cayó del cielo. Trabajamos mucho para estar aquí y ahora queremos ganar», explicaba ayer Luca Vildoza, base argentino del Baskonia. Él es uno de los que más han disfrutado con la llegada del técnico, cuyos métodos exprimen al máximo a los jugadores. Los lleva al límite para sacar lo mejor de ellos. Tanto, que muchos han llegado a negarse a jugar para él o fichar por uno de sus equipos. En el otro lado de la balanza quedan los éxitos, indudables también, pues su palmarés está lleno de títulos. Palmarés al que puede sumar hoy una nueva liga ACB. Para conseguirlo, el Baskonia deberá derrotar al Barcelona, favorito por plantilla y por el juego mostrado en esta fase final en la que ya ganó al equipo vasco. «Aquel partido puede servirnos de referencia, pero lo que tenemos claro es que no tenemos que respetar tanto al rival y creer en nosotros», afirmaba ayer Vildoza, cargado de confianza. Lleno de ese sentimiento ganador que ha generado Ivanovic en el vestuario. Solo así se entiende que los vascos pudieran darle la vuelta al partido de semifinales contra el Valencia.<blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”es” dir=”ltr”>¿<a href=”https://twitter.com/AnteTomic404?ref_src=twsrc%5Etfw”>@AnteTomic404</a> o <a href=”https://twitter.com/TokoShengelia23?ref_src=twsrc%5Etfw”>@TokoShengelia23</a>? <br>¿Pesic o Ivanovic?<br>¿<a href=”https://twitter.com/FCBbasket?ref_src=twsrc%5Etfw”>@FCBbasket</a> o <a href=”https://twitter.com/Baskonia?ref_src=twsrc%5Etfw”>@Baskonia</a>?<br>¿Quién levantará el trofeo de <a href=”https://twitter.com/hashtag/LigaEndesa?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw”>#LigaEndesa</a>? <a href=”https://t.co/aKjoZKjp06″>pic.twitter.com/aKjoZKjp06</a></p>&mdash; Liga Endesa (@ACBCOM) <a href=”https://twitter.com/ACBCOM/status/1277608006637797376?ref_src=twsrc%5Etfw”>June 29, 2020</a></blockquote> <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script> En el encuentro matutino de ayer entre ambos técnicos, Pesic invitaba a Dusko a tocar el trofeo. Algo que, habitualmente, da mala suerte. «Tócalo ahora, no vaya a ser que mañana no puedas…», bromeaba el entrenador del Barcelona, consciente de que con Ivanovic enfrente todo será más complicado. El duelo entre Mirotic y Shengelia, dos de los mejores de Europa, marcará buena parte de la final. «Veremos cual de los dos es mejor», espetaba ayer Dusko, en un guiño para para exprimir un poco más la ambición de su estrella. Para acercar la Liga. Un título que parecía imposible hasta que llegó su «electroshock» a Vitoria. El sargento de hierro de los banquillos
Muchas veces se han cuestionado los métodos de Dusko Ivanovic, capaz de hacer entrenar a sus jugadores por la mañana, llevarlos luego a la montaña a correr, volver a la pista, pasar por el gimnasio y luego otra sesión. Así, día tras día, porque según él, el «cansacio no existe». Aquella exigencia de hace años, relatada por muchos de sus pupilos, se ha relajado en esta nueva etapa, en la que se ha podido ver a un Dusko más relajado. Incluso sonriente, algo poco habitual en él. El nuevo Ivanovic se ha centrado más en el aspecto mental y por ahí ha llegado el gran cambio del Baskonia, un equipo que ahora cree en sus posibilidades y que confía en levantar un título que parecía improbable hace meses.
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *