La nueva sensación del tenis al que Federer compara con Nadal

Que naciera el mismo día que Roger Federer (8 de agosto), pero 19 años después, fue una casualidad… Quizá una premonición, porque Felix Auger-Aliassime parece que tiene mucho que decir en el mundo del tenis. Ya venía avisándolo desde hace tiempo y en Miami lo está confirmando por todo lo alto. El canadiense, de 18 años, es el más joven de la historia en alcanzar las semifinales del segundo Masters 1.000 del curso, donde está siendo la gran sensación y le espera ahora el defensor del título, el gigante estadounidense John Isner. Pero Felix viene de haber disputado la final en Río de Janeiro y de haber vencido a Tsitsipas, un «top 10», en Indian Wells. Es más, los cinco partidos que ha disputado contra tenistas entre los 20 primeros del mundo los ha ganado (el último, ante Coric en los cuartos de final). Y, un poco antes, fue el más joven en entrar en el «top 100» desde Rafa Nadal.

Justamente con el español le compara Federer. «La manera que tiene de comportarse en pista es impresionante, alguien tan maduro a su edad es algo que se ha visto pocas veces. Me recuerda a Lleyton Hewitt o Rafa Nadal cuando apenas eran adolescentes y ya eran muy fuertes mentalmente», asegura el suizo, que entrenó con Felix Auger-Aliassime en Dubái en la pretemporada de 2018. El canadiense es un jugador muy del tenis moderno: mide 193 centímetros y pesa casi 90 kilos. Es fuerte, tiene una derecha fantástica y un buen revés a dos manos. Y es agresivo: le gusta visitar la red. Empezó a jugar cuando tenía 5 años, porque su padre, originario de Togo, es entrenador. Está claro que sus manos tienen mucho talento, porque además de buen tenista es buen pianista. Apenas ha disputado 36 partidos en torneos ATP (16 en 2018 y éste año lleva 20).

Hace unos años, cuando todavía no era profesional, su carrera se puso en entredicho porque sufre taquicardias. Le ha vuelto a suceder alguna vez, pero por lo visto en Miami no va a ser un problema para que siga creciendo. Cuando Federer disputó su primera final de un torneo ATP, en Marsella, en febrero de 2000, Felix Auger-Aliassime ni había nacido. Ahora podrían pelear por el título de un Masters 1.000 si el joven vence a Isner y el «viejo» maestro puede con otro canadiense, también de corta edad e igualmente un diamante del futuro que ya es presente: Shapovalov.

Fuente de la noticia La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *