La gestión del Open Arms enfrenta a PSOE y Podemos y aleja el acuerdo

Los giros y declaraciones del Gobierno en funciones sobre la crisis del Open Arms sacaron a flote las «diferencias de fondo» de PSOE y Podemos que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, agitó para rechazar la coalición. La atmósfera de malestar y tensión provocó ayer que la ONG y el partido morado compararan a Calvo con el ministro italiano Matteo Salvini. En la oposición, mientras la izquierda enfría el acuerdo, Partido Popular y Ciudadanos (Cs) unieron fuerzas para llevar a Sánchez a comparecer en el Congreso. La vicepresidenta del Gobierno en funciones sugirió que Proactiva Open Arms está actuando de forma ilícita y desde el Ejecutivo se amagó con sancionarles: «No tiene permiso para rescatar», recordó ayer Calvo en una entrevista en Cadena Ser. «Lo sabe el capitán. Se lo recordó el Ministerio de Fomento, del que depende Marina Mercante», explicó. Se refiere a una carta que el director general de la Marina Mercante, Benito Núñez Quintanilla, envió al barco el pasado 27 de junio. Además, Calvo defendió que España «es un Estado de derecho y las instituciones, poderes públicos y ciudadanos están sometidos todos a las leyes y nadie está a salvo de ellas, incluido un barco». Las declaraciones de Calvo encendieron al fundador de Open Arms, Oscar Camps, que replicó a la vicepresidenta equiparando sus palabras a las del responsable italiano de Interior. «A menudo no sé si habla ella de verdad o Salvini es el ventrílocuo», inquirió Camps en Twitter. El Gobierno entiende que al operar al margen de su licencia la organización ha incurrido en una irresponsabilidad porque «el propio capitán reconoce cuáles son las condiciones de su buque» y porque solo «tiene licencia para ayuda humanitaria y transporte de víveres y ese es su cometido, esas son las condiciones en las que puede salir y puede operar», insistió Calvo. «No tiene permiso para rescatar (Open Arms). Lo sabe el capitán. Se lo recordó el Ministerio de Fomento, del que depende Marina Mercante. Los poderes políticos y ciudadanos están sometidos a todas las leyes, incluido un barco»Carmen Calvo, Vicepresidenta del Gobierno en funciones
«Calvo debe rectificar»
La número dos y portavoz parlamentaria de Podemos, Irene Montero, lamentó que Pedro Sánchez no esté apostando por «un Salvamento Marítimo público» para «proteger a quienes apuestan por la solidaridad y por garantizar los Derechos Humanos que esta Europa pone en juego». Asimismo, Montero exhortó a una rectificación tras las últimas declaraciones gubernamentales: «Si Carmen Calvo no rectifica estas declaraciones, al menos el Gobierno sí debe hacerlo», zanjó. En Podemos están utilizando las redes sociales como plataforma para lanzar sus mensajes contra la gestión del Ejecutivo en plenas negociaciones para un acuerdo de investidura. Por su parte, la portavoz de Podemos Ione Belarra también advirtió al PSOE de que «equivocar el enemigo es muy peligroso» y, en la misma línea que Camps, reprochó la actitud de Calvo en los siguientes términos: «Ojalá Carmen Calvo hubiera sido la mitad de dura con Salvini de lo que está siendo con el Open Arms y con las personas migrantes». «Si Carmen Calvo no rectifica estas declaraciones, al menos el Gobierno sí debe hacerlo. Urge apostar por un Salvamento Marítimo público (…) y proteger a quienes apuestan por la solidaridad»Irene Montero, Portavoz de Unidas Podemos en el Congreso
La semana pasada la eurodiputada de Podemos María Eugenia Rodríguez Palop aseguró en declaraciones a Cadena Ser que la decisión de abrir el puerto de Algeciras para acoger al barco hubiera generado «tensiones» con el PSOE de haberse configurado en julio el Gobierno bicéfalo, porque, a su juicio, esa diligencia llegaba demasiado tarde. Un par de horas después Calvo le daba la razón ante los mismos micrófonos y asumía de esa forma que la crisis del Open Arms ha tensado todavía más la relación entre ambas formaciones. Petición de comparecencia
Más allá de las desavenencias con su «socio preferente», el PSOE encaró ayer la unión del PP y de Cs para reclamar la comparecencia urgente de Sánchez en el Congreso. Los dos principales partidos de la oposición exigieron a la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, la convocatoria de una sesión de la Diputación Permanente para fijar un pleno extraordinario. El único punto en el orden del día: «Los cambios en la posición del Gobierno respecto a la crisis migratoria en el Mediterráneo». Tanto el PP como Cs cargaron de forma contundente durante los diecinueve días que duró la crisis del Open Arms contra «los bandazos» protagonizados por el Gobierno de Sánchez. El Ejecutivo no ofreció una solución al buque, empecinado en desembarcar en costa italiana, hasta que la situación de los inmigrantes en su interior ya era crítica. Decidió entonces proponer al Open Arms atracar en Algeciras. Este rechazó la sugerencia y, solo después, el Gobierno planteó que desembarcase a los inmigrantes en el puerto español más cercano a su posición. La negativa se repitió, hasta que anteayer por la tarde Sánchez se decidió a enviar el buque Audaz de la Armada para escoltar al Open Arms y rescatar a los inmigrantes en su interior. No obstante, la Fiscalía italiana se adelantó al último plan del presidente en funciones y ordenó el inmediato desembarco de todas las personas a bordo del Open Arms en la isla de Lampedusa. La «improvisación» y los «bandazos» provocaron la segunda petición conjunta de PP y Cs en lo que va de legislatura para que comparezca Sánchez. La primera fue después de los incidentes sufridos por la comitiva liberal en la manifestación del Orgullo LGTBI. Pero ahora, estampan su firma por primera vez en la misma iniciativa las portavoces en el Congreso de PP y Cs, Cayetana Álvarez de Toledo e Inés Arrimadas. La popular, firme defensora de la alianza de PP y Cs en la marca registrada por su partido, España Suma, no desaprovechó la ocasión para aunar esfuerzos. PP y Cs no han dudado en poner el cerco sobre Sánchez tras casi tres semanas de «inacción» y «un continuo cambio de criterio». Le reprochan especialmente que no haya interrumpido sus vacaciones para trasladarse a Bruselas y tratar de liderar una postura común de toda la Unión Europea. El presidente del PP, Pablo Casado, que se adelantó a Sánchez y viajó ayer a Gran Canaria para interesarse por los damnificados del incendio que ha asolado la isla, acusó al jefe del Ejecutivo en funciones de favorecer indirectamente la explotación de los inmigrantes por parte de las mafias con sus constantes «bandazos demagógicos». Postura muy similar a la expresada en Twitter por su homólogo de Cs, Albert Rivera, quien agregó que la política migratoria debe ser una política de Estado, consensuada con la UE y alejada de «los bandazos» protagonizados por el Gobierno en las últimas fechas. Vox denuncia a la ONG
El presidente de Vox, Santiago Abascal, presentó ayer una denuncia ante la Fiscalía contra Proactiva Open Arms por «favorecer la inmigración ilegal y por el uso fraudulento de las leyes del mar». En una nota de prensa, el partido acusa a la organización de «presuntos delitos de infracción de la Ley Marítima y colaboración con organización criminal para el tráfico de personas, tipificado en el artículo 570 del Código Penal». Por su parte, el fundador de la ONG acusó a Abascal de seguir «sin proyecto y viviendo de la confrontación y la mentira», como en su etapa en el PP cuando estuvo al mando de la Fundación para el Mecenazgo y el Patrimonio Social.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *