La familia de un joven con síndrome de Down fallecido pide que se siga investigando

La familia de Sergio Requena, un joven con síndrome de Down encontrado muerto el verano pasado en una zona boscosa de Enguera (Valencia) tras participar en actividades recreativas de la Fundación Asindown, ha recurrido a la Audiencia Provincial el archivo de la causa judicial abierta tras este suceso. Según ha informado a EFE la representante legal de la familia, el Juzgado de Instrucción número 4 de Xàtiva acordó el sobreseimiento de la causa en octubre, al entender, según consta en el auto, que “no existían indicios racionales suficientes para considerar una imprudencia grave” ni observar “acción negligente” alguna. Aunque la jueza entendió que, de lo actuado, se podía desprender la existencia de una infracción penal, concluyó finamente que “no existen motivos lógicos suficientes para atribuir su perpetración a persona alguna determinada”, motivo por el cual dictó el sobreseimiento de las actuaciones. Ese archivo fue recurrido ante el mismo juzgado por la familia del joven fallecido, en un escrito en el que se oponían al cierre de la causa sin esperar siquiera “a conocer el resultado de la autopsia”. Se insistía en la necesidad de tomar declaración a los compañeros de Sergio en los instantes previos a su desaparición, pues participaban en un juego de tirolina y el cuerpo de Sergio fue hallado con el arnés y el casco que había utilizado. La abogada de la familia señaló en su recurso que “todos los testigos e investigados -dos empleadas de Asindown- que declararon tuvieron un evidente interés por su vinculación” con la citada fundación, con el camping que acogió estas actividades y con la empresa responsable de la organización. Por ello fueron “interesadas de parte, subjetivas y parciales”, además de “llenas de contradicciones e imprecisiones”, añadió. «Zona ilegal»
Asimismo, se advirtió de que la zona multiaventura en la que se produjo la desaparición de Sergio Requena “es una zona ilegal” porque “no está autorizada admnistrativamente” y que solo después de este incidente se han adoptado medidas de protección, como su vallado
. La familia lamenta que no se practicase diligencia alguna orientada a determinar el grado de autonomía o la capacidad intelectual de un joven que tenía reconocida una minusvalía del 67% y que tenía una edad mental de un niño de 6 años. En su recurso, consideran estos hechos como constitutivos de un delito de homicidio por imprudencia grave, del que podría ser penalmente responsable el gerente de Asindown, dos trabajadoras de la fundación y cuatro voluntarias, ya que, a su juicio, “el fallecimiento se podría haber evitado si se hubiesen tomado las medidas necesarias de cuidado, atención y vigilancia”. El recurso de reforma (ante el mismo juzgado) fue rechazado el 5 de marzo en un auto donde la jueza sostiene que “no queda debidamente justificada la perpetración de delito alguno” e insiste en que “de lo actuado no parece que las personas que declararon en condición de investigadas haya tenido comportamientos imprudentes que contradigan los protocolos de actuación establecidos”. En consecuencia, la representación legal de la familia ha optado por recurrir a la Audiencia Provincial mediante un recurso de apelación en el que se señala la falta de vallado o de señalización en la zona, así como otras posibles irregularidades administrativas del recinto. En el recurso, básicamente, se insiste en las mismas peticiones, entre ellas la necesidad de completar diligencias ya acordadas, como la declaración de los compañeros del fallecido.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *