La conjura del Real Madrid: «Nadie cree y eso nos hace más fuertes»

El domingo, Valdebebas se había disfrazado de cementerio. La derrota contra el Levante hizo mucho daño a un equipo que ya había recibido este mes dos serios arañazos. Primero en Copa, cayendo eliminado en casa ante la Real Sociedad (3-4), y después en Liga dejándose dos puntos tontos contra el Celta, también en el Santiago Bernabéu (2-2). La lesión de Hazard y el traspiés en el Ciudad de Valencia remataron un febrero para olvidar. Y eso es lo que van a hacer. «Nadie cree en nosotros y eso nos hace más fuertes. Ya nos dan por muertos… y no van a poder con nosotros», es la reflexión más escuchada en las últimas 48 horas en el vestuario del Real Madrid. Los jugadores blancos no son ajenos al enorme ruido generado desde las 22.45 del pasado sábado, cuando Hernández Hernández hizo sonar su silbato, momento en el que los de Zidane se bajaron del primer puesto para que lo ocupara el Barcelona. A las puertas de la eliminatoria de Champions contra el City y del clásico en el Bernabéu, al Madrid le ha entrado temblor en las piernas. Hazard, hincha número uno
Por suerte para los blancos, dos malos resultados en Liga no echan a la basura el buen campeonato hecho hasta la fecha por los de Zidane. Y ahí están los números. A pesar de dejarse cinco de los últimos seis puntos, el equipo sigue dependiendo de sí mismo para ganar el torneo. Sacar los tres puntos en el clásico les devolvería al liderato, con un punto por encima del Barcelona más el goal average. «Aquí hay gente con experiencia y años que conocen muy bien de qué va esto. El hecho de que todos los mensajes que les llegan desde el exterior les den por muertos les ha hecho unirse más», cuentan desde el club, que además desvela el más entusiasta de todos: «La lesión de Hazard ha supuesto un golpe muy duro para el equipo, pero ha sido el propio Hazard el que les ha dado más fuerzas y entusiasmo para que saquen adelante este momento tan “jodido”». En el vestuario del Real Madrid, con Zidane a la cabeza, han pasado cuatro meses repitiéndose una y otra vez que no habían ganado nada, y el discurso no ha variado. Ahora, consideran que tampoco han perdido nada. En su mano tienen la posibilidad de levantar Liga y Champions, y así se han conjurado para demostrarlo contra City y Barça. El juego desplegado ante el Celta y, sobre todo, la primera mitad contra el Levante es otro de los motivos que tiene el vestuario del Real Madrid para seguir creyendo en sí mismo, cuando ya casi nadie lo hace. Son conscientes que se han quedado sin red en la Liga, que les cuesta una vida marcar goles, y que han perdido la inmunidad defensiva que tan fiables les había hecho en estos meses invernales, pero no ven el vaso medio vacío. De hecho, sus cuentas están repletas de optimismo. Se ponen en el mejor de los escenarios, en que les quedarían veinte partidos (13 de Liga y 7 de Champions). Si ganan 17 y empatan tres, no siendo uno de ellos el clásico, se harán con el doblete: «La curva de ánimo ha ido subiendo hora a hora desde el sábado noche», explican en el Real Madrid, que ha hecho borrón y cuenta nueva, y se ha conjurado para vivir una semana de ensueño, y no de funeral como muchos vaticinan: «Viene lo más difícil, viene lo mejor».
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *