Kazajstán se dispone a restablecer el confinamiento por el aumento de los casos de Covid-19

Kazajstán levantó la restricciones introducidas para frenar la pandemia de coronavirus el mes pasado, pero a causa del un rebrote de la enfermedad, no excesivamente preocupante en comparación con los que se están viendo en otros países del mundo, se dispone a restablecer el régimen de confinamiento domiciliario obligatorio. El presidente del país, Kasim-Zhomart Tokáyev, ha ordenado crear una comisión a la que ha encargado elaborar, en un plazo máximo de dos días, un paquete de medidas similares a las que estuvieron vigentes entre los meses de marzo y mayo, el periodo álgido de la epidemia. Tokáyev, citado por los medios de comunicación rusos, explicó que su decisión de echar marcha atrás en la desescalada llevada a cabo durante junio se debe a que, tras la abolición de las «medidas extraordinarias», el número de los casos de infección «aumentó en siete veces». El presidente de la antigua república soviética cree que tal empeoramiento se ha debido «a deficiencias en el funcionamiento de algunos órganos del Estado», tanto en la administraciones locales como en la central. A consecuencia de ello, señaló Tokáyev, «surgieron nuevos focos de Covid-19» y se refirió, entre otros, al yacimiento de petróleo y gas de Tenguizsk, en donde se han detectado más de 1.200 contagios en los últimos días. Así mismo, el máximo dirigente kazajo ha ordenado aumentar el número de camas en los hospitales, agilizar la distribución de medicamentos y evitar que las farmacias suban los precios. Mientras tanto, en los centros sanitarios de Kazajstán se va a llevar a cabo una experiencia piloto con un test desarrollado en Finlandia capaz de detectar la presencia de Covid-19 en tan sólo dos minutos. Se trata, según el diario ruso RBK, de un dispositivo similar a un alcoholímetro que analiza el aire exhalado y ha sido creado por dos empresas finlandesas, Forum Virium Helsinki Oy y Deep Sensing Algorithms. La experimentación de este nuevo test, que costará unos dos euros, se hará en Finlandia y Kazajstán, más tarde, se extenderá también a Holanda y Estados Unidos. La prueba, en caso de que se demuestre su eficacia, se convertiría en la más rápida y barata de todas las existentes hasta ahora. Si todo va bien, en agosto podría ya lanzarse su producción y venta a gran escala. Kazajstán suma ya un total de 22.000 infectados, de los que unos 13.000 fueron dados de alta, y 188 fallecimientos desde el comienzo de la pandemia. Esta república centroasiática ocupa el puesto 51 en la lista mundial de países afectados por el coronavirus en número de contagios. En las últimas 24 horas se han registrado casi 500 nuevos casos de Covid-19.
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *