Joao Félix no es Griezmann

Se ha lesionado para tres meses Diego Costa, el Atlético arrastra un promedio goleador lastimoso en la Liga (16 tantos en 14 partidos) y en la Champions (6 en 5) y al Wanda llega Antoine Griezmann, héroe o villano a la espera de proclamación por parte de la hinchada colchonera esta noche ante el Barcelona (21.00 h, Movistar LaLiga). Más allá del recibimiento que se le proporcione al delantero francés, todos los caminos atléticos confluyen en Joao Félix. Su equipo necesita goles, la entidad no parece partidaria de fichar jugadores en el mercado invernal por el límite salarial de la plantilla y el portugués porta el mismo dorsal que asumió Griezmann durante cinco años. Pero en el Atlético, desde la dirección y desde el mensaje mesiánico de Simeone, quieren proteger a Joao Félix, un postadolescente que acaba de cumplir 20 años. Rebajan la presión sobre él y, si pueden, casi ni lo mencionan. En el club rechazan de plano cualquier comparación periodística o estadística entre Joao Félix y Griezmann, por más que en el guión de la parroquia se establezcan similitudes. Se marchó uno y apareció el otro. Comparten talento e ingenio en la cancha. Llevan el mismo número. Pero se recuerda desde la entidad colchonera que Joao Félix aterrizó con 19 años, apenas media temporada en primera división con el Benfica y solo unos meses de rendimiento con el Atlético antes de una lesión por un fuerte esguince de tobillo que lo ha tenido cinco partidos sin actuar. Griezmann desembarcó en el Atlético con 23 años, después de cinco campañas en la máxima categoría con la Real Sociedad y 180 partidos en la elite de la Liga. Ya era un jugador consolidado, que no una estrella, con 47 goles como profesional, que había concursado en competiciones europeas. El Atlético pagó 30 millones en 2014 por el galo. La diferencia es que Joao Félix ha roto la hucha del Atlético, y ese precio establece un termómetro para calibrar su carácter porque 126 millones de euros lo ubican como el cuarto fichaje más cuantioso de la historia del fútbol, solo Coutinho, Mbappe y Neymar por delante. En el club emplazan a comparar a Joao Félix con Griezmann dentro de ocho años, cuando se establezcan las conquistas de cada uno. Es una manera de aliviar la presión que puede ejercer la coyuntura actual del Atlético –sin Costa, sin fichajes a la vista y con muy poco gol– sobre el deslumbrante mediapunta portugués, al que Simeone ha sustituido con regularidad durante esta campaña. Solo ha jugado un encuentro completo (ante el Leganés, en la segunda jornada). Simeone confirmó ayer que el portugués jugará como titular ante el Barcelona. «Está mejor, mejoró en Turín, seguro que arrancará de inicio y ya veremos si juega en banda o acompañando en ataque». El argentino se cerró en banda al referirse a Griezmann: «No voy a hablar de Griezmann, es de otro equipo, y siempre fui muy claro cuando hablé de él. Respecto a lo que la gente pueda decidir, no estoy dentro de la gente para saber lo que va a hacer». Tres goles El luso, premiado con el Golden Boy al mejor europeo menor de 21 años, ha conseguido dos goles en la Liga y uno en la Champions (Lokomotiv) y aún no ha enseñado su mejor versión en cuatro meses de estancia en el club colchonero. Su agudeza en el campo se adivina en cada intervención, siempre lúcido para aclarar el juego del Atlético e intervenir en la zona menos dotada históricamente de los equipos de Simeone, la mediapunta, el enganche. Como dijo Saúl hace unos días, Joao Félix tiene que acostumbrarse «a intervenir poco y a ser decisivo». Expuestas las condiciones en el tablero, en la entidad se declaran muy conformes con la actitud del silencioso portugués, satisfechos con su predisposición al trabajo y a integrarse en el estilo cholista.
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *