Jaycee Carroll: “Con Llull, Felipe, Rudy o Laso hay amistad”

Jaycee Carroll cumplió ayer 36 años (Laramie, Wyoming). Hoy arranca con el Real Madrid la eliminatoria de cuartos de final ante el Panathinaikos en busca de la Final Four de Vitoria. Triples, títulos, amistad, su rancho en Utah, carne de Wagyu… es el jugador extranjero que más partidos ha disputado en la historia del Madrid.

–Con 36 años, ¿se dejan de hacer en la pista muchas cosas que hacía antes?

–Sigo teniendo las mismas sensaciones y no he dejado de hacer nada que hacía antes. Sigo teniendo muchas ganas de competir y de jugar y estoy contento de seguir a un nivel muy alto.

–Llegó al Madrid semanas después de que lo hiciera Pablo Laso en 2011, ¿esperaba estar tanto tiempo en el club?

–La verdad es que sí, porque vine pensando en que era un destino en el que quería estar muchos años. Podía competir al máximo nivel europeo, ganando títulos y con un estilo de baloncesto que a mí me gusta y me viene bien. No tenía ganas de buscar otros países u otros equipos.

–Tiene contrato hasta 2020, ¿ha pensado dónde estará a partir de junio de ese año?

–Un poquito porque soy una persona que siempre se fija metas. Ahora estoy muy concentrado en los últimos meses del año y veremos cómo va el año siguiente. Mi objetivo es seguir en el Madrid.

–¿Le recuerda la trayectoria del equipo este año a la del pasado: se pierde la Copa ante el Barça con polémica, eliminatoria de cuartos de final ante los griegos…?

–En el primer partido del año pasado ante el Panathinaikos ellos salieron con muchas ganas, nos pegaron, nos hicieron de todo, nos mataron… esta mentalidad de ellos no la hemos olvidado. Recuerdo que ellos sí afrontaron el partido como si fuera un partido de playoff y nosotros no, nos costó responder a su intensidad. Este año no puede ser así.

–Después de aquel partido un tendero griego le dijo a Laso que habían jugado como «gallinas». ¿Por qué cambió tanto el equipo a raíz de aquello?

–No fue difícil después de ver cómo jugamos el primer partido. Sólo con ver el partido otra vez no hicieron falta ni comentarios. Todos teníamos una motivación extra por cómo habíamos jugado el primer día. En el segundo partido salimos a tope.

–La eliminatoria llega con la baja de Llull…

–Siempre queremos que esté, pero si no está, se trata de que los que estamos juguemos bien. Le preguntaré cómo está y espero que diga que bien.

–¿En qué resulta más incómodo el Panathinaikos?

–Ellos tienen un estilo diferente a lo que se ve ahora en Europa y en el baloncesto porque todo el mundo depende mucho del tiro de tres y ellos no. Meten siete por partido y tienen mucho juego interior, buscan muchos puntos en la pintura, vamos a sufrir mucho si les dejamos hacer su juego.

–En el banquillo está una leyenda del baloncesto en Estados Unidos, Rick Pitino…

–En Estados Unidos es una leyenda porque lo ha ganado todo. Ha ganado títulos universitarios con las mejores universidades del país, ha entrenado a equipos NBA, está en el Hall of Fame (Salón de la Fama)… Tiene mucha experiencia, aunque no en Europa, pero es un técnico legendario.

–Usted ha sido elegido por los general manager de la Euroliga como el mejor tirador de Europa, ¿no se resiente la muñeca con la edad?

–No, el tiro no se pierde. El tiro siempre está ahí y va mejorando con los años porque tienes más experiencia y sientes menos la presión.

–Lo de los 25.000 lanzamientos en todo el verano, ¿lo sigue practicando?

–Ahora no hago tantos porque estamos diez meses con el equipo y es mucho tiempo. En verano hay que tomar una pausa y desconectar del baloncesto. Son algunos tiros menos, pero sigo intentando muchos.

–Y un tirador como usted, ¿sabe cuándo va a tener un buen día, hay algún tipo de sensación previa?

–Buena pregunta, ojalá tuviera una buena respuesta para eso. Algunos días en el calentamiento no meto ni una y digo «pero qué pasa» y de repente en el partido he tenido alguno de los mejores días de mi vida metiendo seis o siete triples. Otros días vengo con muchas ganas y digo «hoy me siento fantástico, van a entrar todas y no entra ni una»… Ojalá supiera cuándo esa sensación es la buena.

–¿Conoce alguna sensación similar a enganchar una buena racha de triples?

–Imagino que un home run en béisbol o meter un gol en fútbol serán algo parecido.

–Después de más de 550 partidos con el Madrid, ¿con cuál se queda?

–Con la primera Copa del Rey que ganamos y la primera Euroliga. Hubo también un partido en Barcelona, en la final del playoff, que no fue una canasta ganadora, pero que fue muy importante.

–Ocho temporadas, 16 títulos y muchos años viendo las mismas caras… este Madrid es un caso atípico en el deporte de élite…

–No pasa mucho, no. Es un gusto ver las mismas caras de Sergi Llull, Felipe Reyes, Rudy Fernández, Pablo Laso… Hay una amistad, un entendimiento entre todos… Es un orgullo estar con todos ellos.

–Usted fue el primer jugador de este vestuario en ser padre, ¿cambia mucho la relación con los compañeros ahora que lo son casi todos?

–Sí es muy extraño. Yo llegué con dos niños, un bebé y otro de dos años. Era el único y ahora todo el mundo tiene niños. Han cambiado cosas porque ahora hacemos nuestro trabajo y ya no nos vamos a cenar juntos, vamos a nuestra casa a estar con nuestra familia. Ahora tengo cuatro hijos y los demás sólo tienen uno o dos. Me preguntan algunas cosas y si es algo por lo que tienen que preocuparse o no.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *