Íker Casillas, en manos del Gobierno

Sea en primavera o en otoño, Casillas está decidido a presentarse a las elecciones a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol. Como informó este periódico el pasado 24 de enero, el guardameta era proclive a dar el paso adelante, pero necesitaba asegurarse de que contaba con apoyos suficientes para plantar cara al poder establecido que representa Luis Rubiales. La ronda de contactos iniciada hace dos meses por el guardameta del Oporto hizo escala en Madrid la semana pasada, cuando se reunió con la nueva secretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano, a la que, como avanzó el martes la Ser, comunicó su intención de presentar su candidatura. Fuentes del Consejo Superior de Deportes confirmaron a ABC que la reunión existió, pero no quisieron ofrecer detalles de su contenido y se remitieron al entorno del futbolista, que aún esperará a hacer oficial la candidatura, pues quedan por resolver dos cuestiones claves del proceso electoral. Y ambas dependen de Irene Lozano y de su equipo. La primera de ellas y más relevante es el cuándo. Luis Rubiales pidió que las votaciones se adelantaran al primer semestre del año con el argumento de que se necesita disponer de unos órganos elegidos para cuatro años antes de emprender la carrera por la candidatura al Mundial de 2030. Sin embargo, el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) considera que no está justificado el adelanto electoral porque «no se argumentan razones competicionales ni organizativas, pues no se trata de que las elecciones vayan a coincidir con la celebración del Mundial, ni siquiera con los preparativos, ni con la presentación de la candidatura ni con la candidatura misma». Patata caliente
En cualquier caso, el informe del TAD no es vinculante, y deberá ser el CSD el que gestione esta patata caliente heredada de la etapa de María José Rienda. En el entorno de Lozano son conscientes de la importancia de la decisión y no quieren dar un paso en falso. Alegan que la nueva secretaria de Estado accedió a su despacho la semana pasada y se encontró encima de la mesa con el expediente: «Es un proceso complejo y estamos en fase de análisis», aseguraron fuentes del Consejo, lo que no augura una decisión inminente. De hecho, ayer se conoció que ha dirigido un escrito a la Abogacía del Estado para que exprese su opinión sobre la conveniencia o no de solicitar un nuevo informe al TAD. Si finalmente Rubiales se saliera con la suya, sería un espaldarazo para sus aspiraciones, pues su oponente no contaría casi con tiempo para organizarse y porque así evitaría que pudieran aflorar nuevos escándalos relacionados con su equipo directivo. A este expediente principal se le añade en paralelo otro de reforma del reglamento electoral por la solicitud de Rubiales para añadir al censo nuevos cinco asambleístas natos (Real Madrid, Barcelona, Athletic y dos representantes del fútbol playa), supuestamente afines al actual presidente, que no tendrían que pasar por las urnas. Dicha solicitud, que también cuenta con el rechazo del TAD, quedó sobre la mesa de la Comisión Directiva del CSD por las objeciones planteadas por el representante de la Abogacía del Estado. Varios clubes han anunciado que presentarán las correspondientes querellas criminales por presuntas irregularidades en esta modificación del reglamento.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *