Hazard tiene «mala pinta», se puede perder el City y el clásico

Sin gol y sin Hazard. El precio de la extraña derrota del Real Madrid en Valencia fue excesivamente caro para el conjunto de Zidane. No mereció perder, pudo ganar con claridad, falló claras ocasiones, se dejó el liderato y se quedó desgraciadamente sin su estrella, quien solicitó el cambio a la hora de partido al recibir un golpe en el mismo sitio donde sufrió la fisura el 26 de noviembre, en el tobillo derecho, una zona donde tiene instaurada una placa de titanio de una operación realizada hace unos años. La recaída del belga tiene «mala pinta», reconocen en la casa blanca. Se colocó hielo en el tobillo y se subió cojeando al autobús. Hoy se someterá a prueba médicas para concretar el alcance de la dolencia. El Real Madrid generó muchas oportunidades con la presencia de Hazard, pero la carencia de acierto en el remate fue una dura realidad. El número siete fue protagonista de nueve jugadas en el área rival, en combinación con Benzema y Marcelo, que no acabaron en gol por la falta de precisión en el disparo decisivo. La probable baja del belga ante el Manchester City y el Barcelona es una preocupación más para el entrenador madridista. Fue el director de orquesta del ataque visitante, una ofensiva magnífica en la construcción y nefasta en la definición. Benzema desperdició dos oportunidades claras y desaprovechó también un pase de la muerte que Modric e Isco, solos, no pudieron fusilar. Los pupilos de Zidane se echaron las manos a la cabeza cada vez que las incursiones en el área, veinticinco, se perdieron en el limbo. Casemiro cabeceó fuera un balón complicado con Aitor fuera de la portería tras salir a por uvas. Isco, Marcelo, Modric y el propio Hazard lanzaron dos disparos cada uno que no encontraron el camino de las mallas. El belga desperdició otras dos opciones nítidas de gol por ceder el tiro a un compañero en vez de hacerlo él mismo, que estaba mejor colocado. Y remató muy mal en una llegada ante Aitor. Nadie le ponía el cascabel al gato. El técnico madridista se desgañitó desde la banda ante la falta de acierto. Sus hombres crearon muchas más jugadas de peligro que las que vimos frente al Celta y el gol nunca llegó. El Real Madrid pecó de ansiedad a medida que pasaron los minutos y el Levante sacó su arma del contragolpe para rematarle. Vinicius sustituyó a Hazard y dio un pase de la muerte que Benzema no pudo rematar bien. Después entró Lucas y al final, muy tarde, Valverde. El Real Madrid perdió el liderato por su desacierto en el área. Dejó el primer puesto en el peor momento, cuando el próximo rival es el líder. Ha sumado una derrota y un empate consecutivos en el campeonato español cuando llega la semana decisiva. Es la segunda derrota a domicilio, tras la sufrida en Mallorca el 19 de octubre, que supuso un punto de inflexión. Zidane debe buscar otro punto de inflexión sin Hazard.
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *