Hazard, preparado, listo, ya

Eden Hazard tiene un nuevo reto, inmediato, que se dilucidará en dos meses únicos en su carrera: convertir una mala temporada en buena. Las dos lesiones, duras, han tenido un beneficio inesperado: la crisis de la pandemia ha retrasado toda la temporada en tal medida que el belga ha tenido tiempo de recuperarse y de jugar en perfectas condiciones las once jornadas que decidirán esta Liga, seis de ellas «en el pequeño Bernabéu», el Alfredo Di Stéfano. Le ha dicho a Zidane que quiere marcar goles y ser por fin clave para decidir este título, tras meses de estar en baja, dolido. Si consigue rendir ahora, todas sus sensaciones negativas se habrán convertido en excelentes en su primer año en el Real Madrid, muy accidentado hasta hoy. El retraso provocado por la pandemia le permite llegar en perfectas condiciones al remate final de esta Liga, recuperado, como nuevo, sin desgaste de la temporada. El confinamiento no le afectó en grado sumo porque en marzo realizaba trabajo de recuperación de su peroné y esa labor la continuó haciendo con un fisioterapeuta que acudía a diario a su casa El delantero adujo con sinceridad hace unos meses que su temporada era mala, por culpa de las lesiones, porque no ha podido devolver al club la inversión que hizo por él, 100 millones de coste. Puede devolver esta inversión si decide esta Liga. Es feliz, optimista, porque su peroné está mucho más fuerte en su tercera reaparición. Está confiado, sin temor. El belga es una de las grandes noticias de los entrenamientos. Dispara a puerta sin miedo y demuestra que está recuperado de las dos fisuras de peroné sufridas esta temporada. Se lo ha dicho a Zidane: ganar la Liga acabaría con su sufrimiento. Zidane le ha expuesto a Hazard, a los líderes del plantel, que se plantea la Liga como el Mundial de 1998: once finales y no se puede perder. Así se lo ha dicho a la plantilla. Así ganó Zizou aquel Mundial, con rotaciones, y ahora habrá cinco cambios por partido. Les ha pedido sinceridad a los jugadores y el que no esté bien que lo diga porque puede jugar otro compañero al cien por cien y es mejor recuperarse para el siguiente partido, que será en tres días. Les ha dicho que perder un partido será perder la Liga, así que hay que emplearse a fondo en 90 minutos. Zidane les ha detallado que así ganó el Mundial de Francia en 1998, en siete partidos cada tres días. Para ello, Zizou ha explicado al belga que hay que conocer bien el Alfredo di Stéfano y decidir la Liga en él. Zidane desea romper con esa tónica de la Bundesliga de que el factor campo sin público no decide nada. Ha puesto a entrenar al equipo en el estadio para que conozcan todos sus secretos y lo sientan como su casa. Las zonas de hierba más blanda o donde rueda más el balón. Afirma que esas cosas son muy importantes porque se puede ganar un partido por un detalle. La Liga se juega aquí en seis partidos, en «el pequeño Bernabéu». Ramos, Carvajal , Nacho, Valverde, Casemiro, Lucas, Vinicius y Rodrigo ya han jugado en él. Primer examen, el Real Madrid-Éibar, el domingo 14 las siete y media de la tarde. Será el primer partido oficial del Real Madrid en el Alfredo Di Stéfano. El segundo, el jueves 18, Real Madrid-Valencia, a las diez de la noche. Hazard debutará en este campo. Hazard tiene un objetivo: ganar la Liga y estar en el campo cuando el equipo lo intente y lo consiga. Trabajó en casa tras la operación de tobillo a la que se sometió el 5 de marzo en Dallas, consecuencia de la lesión que sufrió en Valencia frente al Levante. Cuatro meses antes ya se había lesionado en ese mismo peroné, una fisura similar pero en otra zona, por una entrada de Meunier, latedral del PSG, el 26 de noviembre. Aquella rotura de noviembre frenó en seco su mejoría, tras unos meses complicados. Los servicios médicos del club decidieron en diciembre un tratamiento conservador del tobillo afectado, el derecho, del que ya había sido intervenido en 2017, cuando militaba en el Chelsea. Tras la patada de Meunier en el otoño, el jugador regresó al fútbol en febrero, ante el Celta. Jugó a un gran nivel. Sin embargo, en su segundo encuentro, ante el Levante, sufrió otra fisura. Después del confinamiento, se ha entrenado con sus compañeros durante estas tres semanas. Y está perfecto para competir. Preparado, listo, ya.
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *