Hallan altos niveles de cadmio y antimonio en el cadáver de la principal testigo contra Berlusconi en el “caso Ruby”

La Fiscalía italiana informó hoy de que se han encontrado altos niveles de “cadmio y antimonio” y “de cromo y molibdeno” en el cuerpo de Imane Fadil, ex modelo marroquí, fallecida en Milán, que era testigo en el proceso contra Silvio Berlusconi por prostitución de menores en el caso Ruby.

La modelo, de 34 años, falleció el 1 de marzo en el hospital Humanitas de Milán, por causas que se desconocen, y la Fiscalía de esta ciudad italiana ha abierto una investigación por “homicidio voluntario”.

“Tras los exámenes de líquidos biológicos efectuados se han encontrado niveles superiores a la norma de cadmio y de antimonio”, dijo en rueda de prensa el fiscal de Milán, Francesco Greco.

El fiscal italiano indicó que se esperan aún los resultados de la autopsia, que se realizará el próximo miércoles, y señaló que “no está descartada la posibilidad de muerte por causa natural, aunque los exámenes realizados no han encontrado patologías”.

Explicó que los exámenes realizados en la sangre y orina de la fallecida han evidenciado que había una alta concentración de algunos metales, en particular cadmio y antimonio.

En concreto, el antimonio estaba presente con un valor casi tres veces superior al normal y el cadmio casi siete veces más.

La presencia de estas sustancias peligrosas en proporciones tan elevadas ha obligado a tomar precauciones y el equipo médico que trabajará en la autopsia deberá llevar un equipamiento especial para protegerse de posibles radiaciones, según informan los medios italianos.

La noticia del fallecimiento de la modelo se conoció el pasado viernes, cuando los medios informaron de que la mujer estaba ingresada desde finales de enero y su muerto tuvo lugar “después de un largo sufrimiento”.

La Fiscalía no excluye ninguna hipótesis, entre ellas la del envenenamiento, pues la propia Imane había comentado a su familia y su abogado que temía haber sido envenenada, según las mismas informaciones.

Según los medios italianos, la mujer estuvo ingresada desde finales de enero y su muerte tuvo lugar después de “un largo sufrimiento”. “Creo que he sido envenenada”, repitió Fadil en varias ocasiones tanto a sus familiares como a su abogado. La Fiscalía no excluye de momento ninguna hipótesis, aunque el resultado de varios exámenes toxicológicos en el cuerpo revelan la presencia de una mezcla de sustancias radioactivas. “Estamos trabajando sobre esta hipótesis”, confirmó Francesco Greco, fiscal encargado del caso y quien también señaló “irregularidades en el expediente médico de la paciente”.

La marroquí era una pieza clave en las imputaciones contra Berlusconi por abuso de poder e incitación a la prostitución de menores en el “caso Ruby”, por lo que el 24 de junio de 2013 fue condenado a siete años de prisión y la inhabilitación perpetua para el ejercicio de cualquier cargo público. En 2015, el Tribunal Supremo italiano confirmó la absolución del líder de Forza Italia mostrando su acuerdo con el Tribunal de Apelación, que determinó que Berlusconi no tenía por qué saber que las jóvenes por aquel entonces eran menores de edad. Algo que tampoco se libró de las críticas y especulaciones en su momento.

La modelo fue testigo de las lujosas cenas que tenían lugar en la Villa San Martino de Arcore, propiedad del ex primer ministro, y una de los principales testigos para el “caso Ruby”. Un hecho que explicaría la hipótesis de homicidio que la Fiscalía investiga actualmente. Fadil declaró en el juicio con numerosos detalles que implicaban al magnate italiano: “orgías con jovencitas”, disfraces de monja y desnudos frente al por aquel entonces septuagenario Berlusconi.

La agonía de la modelo comenzó después de ingresar en cuidados intensivos el día 29 de enero tras encontrarse mal en casa de un amigo. Fadil experimentó un largo periodo de síntomas sin explicación aparente hasta su trágico final. El porqué ahora es la clave de la investigación.

Vuelve a salir a la luz y toda clase de conjeturas rodean al “caso Ruby”, denominado así por ser el apodo de la también marroquí Karima El Marough, quien mantuvo relaciones sexuales con Berlusconi cuando aún no cumplía la mayoría de edad.

Fuente de la noticia La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *