Gran Bretaña accede a semifinales de la Davis

Gran Bretaña espera rival en las semifinales de la Copa Davis después de dos trabajados triunfos de Kyle Edmund sobre Philipp Kohlschreiber (6-3 y 7-5) y de Dan Evans sobre Jan-Lennard Struff (7-6 (6), 3-6 y 7-6 (2)). Los equipos decidieron no disputar el punto de dobles y así, los británicos guardan fuerzas para el penúltimo paso hacia la Ensaladera. El líder de la expedición, Andy Murray, sufrió demasiado en la primera ronda, contra Holanda -ganó a Tallon Griekspoor en casi tres horas de encuentro por 6-7 (7), 6-4 y 7-6 (5), por lo que fue reserva tanto en la eliminatoria contra Kazajistán como en los cuartos contra Alemania. No obstante, Edmund se mostró convinvente en todo momento, con un cómodo primer set de 36 minutos e incluso cuando tuvo que afrontar un break en contra en el cuarto juego del segundo set. Lo recuperó enseguida y achicó desde entonces a Kohlschreiber. Ya en la segunda batalla, Evans encontró un rival comprometido con su país y con muchas herramientas para hacerle daño, además de veinte centímetros más de altura. Con apuros, llevó el primer set hasta el tie break, donde encontró un pequeño hueco para apretar al alemán, que sucumbió con dos errores no forzados. Pero en el segundo set, el alemán logró mantener en un muy buen porcentaje su primer servicio y no dio opción a un Evans que necesitó aliento para recuperarse de la paliza anterior. Ese segundo set perdido fue lo que necesitó el británico para recuperar fuerzas y mantener la entereza. Afrontó con éxito dos bolas de break en el tercer juego de la tercera manga y la igualdad en la pista desembocó en otro tie break de máxima tensión. Y allí, Evans se hizo enorme, con un minibreak en el primer punto y ampliando la ventaja hasta el 6-2. Struff ya tuvo poco que dar y otro error no forzado, con una derecha al pasillo desató la locura en el equipo británico, en semifinales de la Copa Davis. Al primero al que abrazó fue a Andy Murray, líder espiritual con el que esperan volver a ganar la Ensaladera cuatro años después.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *