García Garrido, sobre aplazar San Isidro: «En Madrid no se pueden hacer locuras»

«Por primera vez, quedarse en casa da mucha vida». El eslogan de Nautalia, la empresa de viajes que regenta también la plaza de Las Ventas, resume el espíritu de estos tiempos de confinamiento. El capitán de este buque, Rafael García Garrido, lo tiene claro: «Ahora solo importa la salud y cumplir las medidas sanitarias, todo lo demás es secundario». Como todos, García Garrido ve los días pasar desde su domicilio, junto a su mujer y sus cuatro hijos; el pequeño, un bebé de apenas un año. Desde un balcón de la madrileña calle de Joaquín Costa atiende la llamada de ABC. «Hoy era la presentación de San Isidro, íbamos a tener una noche de cine en el Capitol de la Gran Vía, y la noche será en nuestra casa», comenta. Sobre los carteles, cuenta que «estaban cerrados al 70 por ciento, iba a ser una pedazo de feria». «Además de los sabido -añade-, había un par de sorpresas que iban a encajar muy bien». Aunque aún no es oficial, la Feria de San Isidro se ve, lógicamente, cancelada. «Me parece hasta mal hablar de eso con la que hay montada en la sociedad. La Comunidad de Madrid tiene problemas mucho más urgentes que pensar en la feria». Sobre la posibilidad de trasladarla a septiembre/octubre, en caso de que hubiese vía libre a los espectáculos de masas, invita a la reflexión: «En una plaza como Las Ventas, que se sostiene con sus abonados, sería una temeridad plantear una feria tan larga en un mes en el que los toros son a las cinco de la tarde, con la gente ya trabajando, y con el añadido de qué no sabemos qué va a pasar con esta crisis tan tremenda para la economía y para los bolsillos de todos los españoles». Plaza 1, que abona un canon de 2.800.000 euros y estima en 20.000.000 el impacto estrictamente taurino de San Isidro, prefiere no hablar ahora de perdonar cánones ni ampliar prórrogas. «No es momento -insiste-. Hay otras preocupaciones». Un hombre de negocios como García Garrido sabe que esta crisis golpeará con fuerza a todos los sectores. Respecto al taurino, señala: «Afecta a todos, ganaderos, empresarios, toreros… Esto es una rueda y, si la rueda se para, se para la economía de todos». En el horizonte positivo, desea que «en agosto se puedan retomar las ferias». Y regresa así a la temporada venteña: «En Madrid no se pueden hacer locuras. Si se pierde el abono, nos cargamos la tauromaquia. Hay que sopesar mucho las decisiones. Son momentos muy duros para todos». También en su agencia de viajes el coronavirus hace mella: «Teletrabajamos, pero la actividad del sector turismo es cero. Una vez que superemos todo esto, confío en que poco a poco la gente vuelva a reanudar sus actividades de ocio». Es el momento de la solidaridad, y Plaza 1 también ha aportado su granito de arena cediendo material sanitario de la enfermería de Las Ventas, como el repirador y el equipo de anestesia. Ahora, los ángeles son todos los médicos, enfermeros y celadores que velan por los enfermos de esta pandemia de perdernal. Y finaliza con una llamada a la esperanza: «Soñemos con volver. Volveremos a viajar. Volveremos a los toros. Y nuestra vuelta será grande».
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *