Fernando Alonso apunta al Rally Dakar

El anuncio oficial puede ser cuestión de días: Fernando Alonso podría correr el Rally Dakar 2020. Los rumores van tomando forma y todo parece indicar que el piloto español competirá en la exigente prueba que se celebrará el próximo mes de enero en Arabia Saudí. Su copiloto podría ser nada más y nada menos que Marc Coma, pentacampeón en motos (2006, 2009, 2011, 2014 y 2015) y conocedor de la prueba como pocos, tal y como informó ayer el diario ‘Marca’. La última noticia al respecto es de hoy. En un comunicado remitido este martes por Toyota Gazoo Racing, el equipo nipón ha confirmado que volverá a unir sus lazos con Alonso después de su exitosa campaña en el Mundial de Resistencia. El español, dos veces campeón del mundo de Fórmula Uno, realizará una serie de pruebas con el Toyota Hilux, el coche con el que el fabricante japonés competirá en el Rally Dakay y ganador de la última edición con el francés Matthieu Baumel al volante. «Durante los próximos cinco meses, Fernando, que busca ampliar su ya remarcable carrera en el mundo del motor participando en otras disciplinas, trabajará en estrecha relación con Toyota Gazoo Racing y su equipo del Rally Dakar, experimentando un programa intensivo de entrenamiento en el Toyota Hilux en Europa, África y Oriente Medio para familiarizarse con los rigores desafiantes del rally», ha informado la marca japonesa. Ver esta publicación en Instagram Hola 🎨☀️🌍 Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial) el 19 Ago, 2019 a las 4:01 PDT En el día de ayer Alonso ya se encargó de disparar la rumorología con una publicación en sus redes sociales. En ella se podía ver una imagen de un desierto, en un claro guiño a la prueba. Ahora se ha sabido que el pitolo español ya está en Sudáfrica, donde realizará pruebas en el desierto del sur de África desde hoy hasta el 23 de agosto. Además participará en un test no competitivo en la Harrismith 400, también en Sudáfrica, los días 13 y 14 de septiembre. A sus 38 años, y tras convertirse en uno de los pilotos más competitivos de la historia, Alonso quiere ahora participar en la prueba por etapas más exigente del mundo. El pasado 28 de marzo ya realizó una prueba en el desierto de Sudáfrica con el Toyota Hilux que ganó el Dakar 2019, el mismo que ahora dirigirá. Los próximos meses de preparación pueden resultar clave, pues aunque contará a su lado con Coma, considerado uno de los mejores corredores de raids, la arena del desierto es demasiado dura, especialmente para los «novatos». La prueba dará comienzo el 5 de enero de 2020. Un nutrido 2019 Alonso arrancó el año anotándose, con un Cadillac, las 24 Horas de Daytona, una prueba del campeonato IMSA, en Florida (EEUU); en la que se convirtió, medio año después de ganar por primera vez las 24 Horas de Le Mans (Francia) -mientras disputaba de forma simultánea la primera parte de la ‘Súper-temporada’ 2018-19 del WEC y la pasada campaña en la categoría reina- en el primer campeón mundial de Fórmula Uno en ganar las dos carreras de un día más importantes de América y de Europa. Alonso completó el año ganando, para el equipo Toyota Gazoo Racing, las 1.000 Millas de Sebring, asimismo en Florida; antes de repetir triunfo en las Seis Horas de Spa-Francorchamps (Bélgica) y coronar el curso repitiendo la victoria de 2018 en Le Mans. Con la repetición de su éxito en la prestigiosa prueba francesa, el ovetense pudo resarcirse, en parte, del chasco que se había llevado un mes antes, cuando la esperpéntica planificación de McLaren le impidió clasificarse para disputar las 500 Millas de Indianápolis (EEUU), donde -después de haber ganado Le Mans y (dos veces) el Gran Premio de Mónaco de F1- aspiraba a capturar la Triple Corona. Al firmar su segundo éxito en un año en el mítico circuito galo de La Sarthe, Alonso capturó, junto al suizo Sebastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima, el Mundial de Resistencia. Y al ganar el WEC, el astro se convirtió en el segundo piloto de la historia en ganar dos Mundiales distintos de la FIA (Federación Internacional del Automóvil), después del noruego Petter Solberg, campeón del mundo de rallys y de rallycross. Las cinco victorias y los dos Mundiales (de pilotos y de constructores) logrados con la escudería nipona animaron a Alonso a afrontar a partir de ahora, junto a Toyota, nuevos retos en el mundo del gran rally. Apuntando al Dakar, a principios del año próximo. Un objetivo muy complicado que nunca debería afrontar sin una preparación. Por eso, Alonso ya rueda a partir de este martes a bordo de un Toyota Hilux en la zona sudafricana del Desierto de Namibia, donde se encuentra acompañado por su novia, la modelo italiana Linda Morselli. Más adelante, la empresa nipona anunciará, si todo va según lo previsto, el nombre del copiloto -todo apunta a su compatriota Marc Coma- y cuáles serán las primeras pruebas que disputaría el genial piloto asturiano para perfilar su puesta a punto con miras al Dakar; competiciones que le llevarían a Oriente Medio y al Magreb.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *