Estados Unidos remonta en un día infernal

La segunda jornada de la Solheim Cup en Gleneagles amaneció con unas condiciones dantescas. El frío, el viento y la presión del momento no eran factores que todas las jugadoras pudieran utilizar a su favor. Por eso, fue curioso comprobar cómo las parejas que anunciaron las capitanas se fueron adaptando a esa dureza a medida que iban avanzando los hoyos. Así, Nordqvist y Van Dam comenzaron como motos para dominar el partido inaugural por cuatro arriba en el sexto hoyo, momento que aprovecharon las estadounidenses Pressel y Alex para arrancar su diésel e ir imponiendo su ritmo machacón hasta acabar ganando el partido (2 y 1). Sin embargo, sus compatriotas las hermanas Korda lo hicieron con el ímpetu que marca su juventud y lo dieron todo desde el comienzo, sin ceder nunca la ventaja frente a Ciganda/Law. La dupla europea, que no conocía la derrota hasta el momento, sucumbió con estrépito por (6 y 5). Los dos puntos continentales llegaron por medio de Muñoz/Hull, el emparejamiento más sólido de las locales, que dominaron a Kang/Khang (4 y 3) y por Hall/Boutier, que controlaron siempre a Salas/McDonald (3 arriba). De manera que se llegó a la sesión de tarde con la misma diferencia en el marcador con la que había empezado el día, un solitario tanto a favor de Europa (6,5 – 5,5). Sin embargo, por la tarde se produjo un vuelco en la situación con el que nadie contaba. El hecho de que empeorasen aún más las condiciones climáticas hacía suponer que las locales, más acostumbradas al mal tiempo, sacarían partido de ellas. Pero sucedió todo lo contrario. Fueron las estadounidenses quienes, lejos de sus cuarteles de Florida, California o Arizona se adaptaron mejor a un campo húmedo y a un vendaval y una lluvia que por momentos se hicieron insufribles. Inesperadamente, el marcador se fue tiñendo de rojo y si no se produjo un barrido absoluto de las visitantes en los “fourballs” fue por el coraje que desplegaron las pupilas de Matthew. Así, Ewart/Masson remontaron su duelo ante Thompson/Alex en la segunda vuelta y les arañaron medio punto, mientras que Hall/Boutier replicaron su remontada aunque con mayor éxito ante McDonald/Yin (ganaron 2 arriba). Por el contrario, aunque Pettersen/Van Dam lucharon contra Altomare/Park hasta el hoyo 18 no pudieron con ellas (1 abajo), igual que las españolas Ciganda/Muñoz, que sucumbieron ante unas inspiradísimas Salas/Kang en el 17 (2 abajo). Por lo tanto, después de un día de locos la igualdad es abosoluta de cara a los individuales dominicales. Con empate el marcador (8-8) cualquier desenlace es posible en este impresionante recorrido escocés, que se está mostrando como un escenario digno de las mejores batallas.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *