Elliott Abrams, enviado de EE UU: “Guaidó no ha fracasado”

Estados Unidos no ha tirado la toalla en Venezuela y mantiene la consigna habitual: “Todas las opciones están sobre la mesa”, dijo el enviado especial de Washington para el país caribeño, Elliott Abrams en una videoconferencia con periodistas europeos, en la que pidió a los países de la Unión Europea que aumenten la presión hacia el régimen de Maduro con la imposición de nuevas sanciones: “Hemos pedido a los gobernantes en Europa y otros lugares que revisen este tema y apliquen más sanciones”. Además, animó a estos países a congelar los activos “robados” del Gobierno de Maduro en el exterior

Abrams rechazó nuevamente la opción de negociar con Nicolás Maduro para solucionar la crisis política y económica que vive el país: “Lo único que se puede negociar con Maduro es cuáles son los términos de su salida”, sentenció el representante norteamericano.

Al ser preguntado que otros países, a parte de España, podrían acoger a dirigentes chavistas durante una hipotética transición, Abrams explicó que “un número de países podrían hacerlo cuando Maduro cuando se vaya”, pero acto seguido matizó que “nadie necesita hacer algo así”, al tiempo que indicó que España “podría ayudar” y “desde luego la Iglesia venezolana” a facilitar las negociaciones. “Las discusiones de transición son más probables que se celebren en Venezuela (que en el exterior), quizá con la ayuda de mediadores, de facilitadores”.

Abrams rechazó que Estados Unidos haya cometido un error de cálculo al haber apostado por la caída de Maduro. “No hemos cometido ningún error”, argumentó, antes de señalar que el estamento militar sigue apoyando al líder chavista “por miedo”, pero en el caso de los altos mandos consideró que existen unos 2.000 generales que se benefician siendo parte del régimen. “Las conversaciones siguen en marcha. Y al final, los militares venezolanos actuarán en defensa de su pueblo” porque, dijo, todos tienen familiares que están sufriendo.

Asimismo, calificó de “ridícula” la campaña de Rusia para desacreditar la ayuda humanitaria que Estados Unidos envió a Colombia para que ingresara en Venezuela. “Nos gustaría trabajar con la iglesia católica en Venezuela”, añadió. “Queremos llevar la mayor cantidad de ayuda lo más pronto posible”.

El enviado especial de EE UU dijo que Mike Pompeo se reunió con el ministro de Exteriores ruso Sergei Lavrov para abordar este asunto y aseguró que la presencia de militares rusos en Venezuela es “poco constructivo” de cara a una solución de la crisis en este país. Cabe recordar que el pasado domingo aterrizaron en Caracas dos aviones con unos 100 militares procedentes de Rusia.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *