El PSOE no se suma a la nueva condena europea contra Maduro

En un gesto difícil de explicar, el PSOE decidió ayer promover la abstención de todo el grupo socialista en el Parlamento Europeo en una votación en la que se condenaba al régimen venezolano de Nicolás Maduro. Con 310 votos, principalmente del grupo popular , liberal y verdes, contra 120 de la extrema izquierda y 152 abstenciones, casi todas del grupo socialista, el pleno aprobó la segunda resolución propuesta este año sobre Venezuela para condenar la «feroz represión y violencia» que reina en el país, y para reiterar su profunda preocupación por la crisis política y humanitaria sin precedentes que está teniendo lugar. La Cámara confirma que reconoce a Juan Guaidó como el legítimo Presidente interino de Venezuela y pide a los Estados miembros de la UE que aún no lo han reconocido que lo hagan con urgencia. El motivo de discrepancia que han alegado los socialistas es su desacuerdo a una mención a la presencia de agentes cubanos en apoyo a la dictadura venezolana. Como suele ser habitual han sido los partidos españoles los que han dirigido la discusión, por lo que ha llamado la atención la decisión del PSOE de promover la abstención. Esteban González Pons, vicepresidente del grupo PPE, ha denunciado esta posición diciendo que «cuando se trata de valores y de una situación tan grave como la que sufre el pueblo venezolano, la equidistancia no puede ser una opción, pero es la que hoy han elegido los eurodiputados socialistas, en línea con la posición ambigua del candidato Pedro Sánchez». De este modo considera que «el PSOE se ha convertido en socio y defensor de Maduro en el Parlamento Europeo». Solución política y pacífica Ramón Jauregui, eurodiputado socialista, ha contestado diciendo que han sido los liberales y los populares los que han roto el consenso. «La posición del Grupo PPE y de ALDE es irresponsable. Seguimos apoyando al Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y al Grupo de Contacto que integran la mayoría de los países europeos. Nosotros nos mantenemos en la posición de la UE, que sigue apostando de que una solución política democrática y pacífica es la única vía para salir de la crisis». Sin embargo, Javier Nart, eurodiputado liberal, explicó que «el grupo socialista pretendía que la dictadura cubana fuera considerada como un elemento positivo para la resolución de la situación en Venezuela, ignorando que decenas de miles de agentes cubanos constituyen la columna vertebral de la seguridad e inteligencia del régimen madurista. Cuba forma parte del problema y no de la solución» y «ante este dislate es imposible llegar al consenso» con los socialistas.
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *