El Málaga se lleva el duelo de deprimidos y hunde al Dépor

El Málaga se ha llevado el duelo de deprimidos de LaLiga SmartBank (0-2) y ha dejado hundido a su rival, el Deportivo, colista en solitario de la categoría de plata. En Riazor se citaron dos equipos heridos, que hace cuatro meses soñaban con el ascenso a Primera División en el playoff y que se reencontraron en el duodécimo partido del curso con ocho puntos y diez jornadas sin ganar tras haber abierto la temporada con triunfo, una racha que prolongaron los coruñeses y que cortaron los malagueños. Delante de su afición, en el primer partido de Luis César Sampedro en el banquillo local (debutó con un 3-0 en Las Palmas), el Deportivo fue, desde el principio, un manojo de nervios producto de la ansiedad que acumula tras un pésimo inicio de temporada y la afición volvió a pedir la dimisión del director deportivo, Carmelo del Pozo, y de la directiva. La salida del Málaga, con una ocasión clara, a los cuatro minutos, en un cabezazo de Adrián a centro de Luis Hernández, empezó a hacer dudar a los deportivistas. Los nervios que se apoderaron, sobre todo, de uno de los jóvenes, Javi Montero, desastroso con el balón y débil en la contención. Un mal despeje suyo comprometió a Dani Giménez, y en Riazor se escucharon los primeros silbidos. El Deportivo recayó en sus problemas para crear juego y las opciones de alterar el marcador fueron para los andaluces, con un disparo de Sadiku (min.11) que atajó Dani Giménez, una media chilena desviada de Antoñín (min.33) y un contragolpe en superioridad tras un córner a favor de los locales que desbarató Bóveda (min.38). Los avisos del Málaga se confirmaron a tres minutos para el descanso en un saque de esquina que ejecutó el portugués Renato, prolongó Antoñín y convirtió en el segundo palo, solo, el venezolano Mikel Villanueva. El tiempo de reflexión no le sirvió al Deportivo. Luis César mantuvo el once y el equipo pudo encajar el segundo a los 49 segundos, pero apareció Dani Giménez para enmendar, a disparo de Cristo Romero, los errores de Montero y Nolaskoain y volvió a hacerlo instantes después para despejar otro lanzamiento del jugador del Málaga. Los coruñeses mejoraron en ataque, pero sin pegada, y reclamaron penalti por una mano de Renato en el área que el VAR revisó y que De la Fuente Ramos no señaló (min.65). Aunque el balón pasó a ser de los locales, la mejor ocasión fue del Málaga en un lanzamiento lejano de Renato que se encontró con el vuelo de Dani Giménez (min.67). A falta de veinte minutos, Luis César refrescó el equipo con la entrada de Christian Santos y de Jovanovic y cambió el 4-2-3-1 por un 4-4-2. Con menos consistencia en el centro del campo deportivista, una transición rápida de los malagueños dejó solo a Sadiku (min.78), que perdonó ante Dani Giménez y volvió a hacerlo en el siguiente minuto tras otra pifia de Montero. Después de tantas paradas, el guardameta falló estrepitosamente al intentar despejar un balón fuera del área cuando quedaban tres minutos y el regalo lo aprovechó Sadiku para sentenciar y propiciar cánticos contra el director deportivo y el Consejo de Administración de un Deportivo decepcionante.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *