El lenguaje no verbal

Casado fue el más propositivo de todos los canditados. Sus propuestas fueron concretas a diferencia de los demás. Además fue el que más relajado estuvo, y supo utilizar el lenguaje no verbal para transmitir lo cómodo que se sentía e incluso que estaba disfrutando con la contienda. El presidente del PP contaba con una ventaja que no dejó escapar: defender su mensaje electoral sin la presencia de uno de sus más importantes contrincantes, Santiago Abascal. Casado lo aprovecho dando una imagen de derecha moderada y de eficacia de gestión.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *